domingo, 16 diciembre 2018
02:19
, última actualización
Local

Andalucía, entre las cuatro comunidades que ganan población

La población española se sitúa en 46.464.053 habitantes, lo que refleja el continuo descenso poblacional iniciado en 2012.

el 10 dic 2014 / 13:12 h.

TAGS:

GENTIO_PLAZASANFRANCISCO_02 La pérdida de población afectó a la mayor parte de las comunidades autónomas en el primer semestre del año, con especial incidencia en Asturias y las dos castillas, según las cifras de Población y Migraciones que hoy ha publicado el Instituto Nacional de Estadística (INE). Esas cifras provisionales muestran que España perdió 48.146 residentes en ese período, un 0,10 % del total, y que sólo se salvaron del descenso poblacional Baleares (0,53 %), Canarias (0,27 %), Murcia (0,14 %) y Andalucía (0,04 %). Donde más se sintió el descenso poblacional fue en Asturias y en Castilla y León, un 0,43 % en cada caso; en Castilla-La Mancha, un 0,39 %, y en La Rioja, un 0,37 %. En términos absolutos, Cataluña es la comunidad que más población perdió, con 15.554 residentes menos, seguida por Castilla y León, 10.757; Castilla-La Mancha, 8.006; Galicia, 7.997, y la Comunidad Valenciana, 7.208. Canarias (4.275 personas), Andalucía (1.657) y Baleares (1.319) fueron las únicas comunidades autónomas que presentaron en la primera mitad del año un saldo migratorio positivo. Los saldos migratorios más desfavorables se dieron en Cataluña (19.314 personas menos), Comunidad de Madrid (18.865) y Comunidad Valenciana (6.953 personas menos). En cuanto a las migraciones interiores, fue Castilla-La Mancha la autonomía que más habitantes perdió, un total de 4.570, por 4.198 de Castilla y León y 3.102 de Andalucía. La Comunidad de Madrid fue la principal receptora de habitantes de otros territorios de España, con 7.577, seguida por Baleares, 3.599, y el País Vasco, 1.943. Como difundió el INE la pasada semana, el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) es negativo en nueve regiones, sobre todo en Galicia (6.138), Castilla y León (5.063) y Asturias (3.153), pero también en Aragón, Extremadura, Cantabria, País Vasco, Castilla-La Mancha y La Rioja. La suma de ese saldo y de los movimientos migratorios se traduce en que las únicas comunidades que han ganado población en los seis primeros meses de 2014 son Baleares (5.898 residentes más), Canarias (5.690), Andalucía (3.662) y Murcia (1.994). Por otra parte un total de 206.492 personas ha optado por abandonar España en el primer semestre de este año con destino a otros países, y de ellas 42.685 son españolas, unas cifras que no pudieron ser compensadas por los 156.066 ciudadanos procedentes del extranjero que optaron por establecerse en España. Los españoles que decidieron volver procedían, principalmente, de Venezuela, Cuba, Francia, Reino Unido y Estados Unidos. En cuanto a los españoles que optaron por marcharse, aumentaron un 15,5 % y sus países preferidos de destino fueron Reino Unido, Francia y Ecuador. Según Estadística, entre enero y junio se registró un saldo migratorio negativo de 50.426 personas, que fue suavizado en parte por el crecimiento vegetativo positivo de 2.280 personas (diferencia entre 208.791 nacimientos y 206.511 defunciones) y que hizo que la población española se redujese en 48.146 personas. Así, a fecha 1 de julio, la población española se sitúa en 46.464.053 habitantes, lo que refleja el continuo descenso poblacional iniciado en 2012. Según estos datos, el saldo migratorio de 50.426 personas (salidas menos entradas) fue un 54 % inferior al del semestre anterior. De las 156.066 personas que optaron por establecerse en España (un 2 % más que en el semestre anterior) 17.951 son españoles y 138.115 extranjeros, mientras que la emigración cayó un 21,4 %. El primer semestre de este año también ha reflejado una moderación en la salida de inmigrantes de España que ha caído un 71,7 % respecto a los seis meses anteriores. Por nacionalidades, el mayor número de personas que llega a España procede de Rumanía (16.323 entre enero y junio), Marruecos (11.680), Italia (7.592) y Reino Unido (7.336). Y entre los que abandonaron España también destacan los rumanos (25.890), los marroquíes (19.151), los ecuatorianos (7.896) y los bolivianos (7.564). El INE también ha difundido hoy los datos definitivos de 2013, un año en el que la población decreció en 215.691 personas y en el que destaca el crecimiento de la población de nacionalidad española 179.929 habitantes debido al proceso de adquisición de nacionalidad española al que optaron 225.793 personas.

  • 1