Local

Andalucía, la A-92 y Canal Sur

Hace tres décadas Andalucía no existía tal como hoy la concebimos. Incluso hubo una propuesta disparatada en los inicios de la transición para que Almería se integrara en la Región de Murcia. Andalucía, la más poblada y la segunda en extensión territorial...

el 16 sep 2009 / 02:58 h.

Hace tres décadas Andalucía no existía tal como hoy la concebimos. Incluso hubo una propuesta disparatada en los inicios de la transición para que Almería se integrara en la Región de Murcia. Andalucía, la más poblada y la segunda en extensión territorial de España, se ha ido haciendo Comunidad verso a verso, paso a paso, voluntad a voluntad de ser una desde Ayamonte al Cabo de Gata y, pese a los mil problemas sociológicos y políticos, hoy ya nadie discute que la Junta ha logrado su vertebración y que la Autonomía es un hecho irreversible.

Anoto esta obviedad porque empiezo a escuchar el run-run de que la RTVA debe seguir el modelo de Televisión Española mediante la eliminación de la publicidad y su financiación a través del 3 por 100 que aportarán las privadas, según ha explicado la Vicepresidenta primera del Gobierno, que por cierto no ha metido a las autonómicas en el mismo saco. Anticipo mi opinión de que tal sistema supondría la muerte a fuego lento de Canal Sur, porque a mi modesto parecer la fórmula no va a funcionar ni siquiera en TVE.

Hay dos elementos que han contribuido sobre cualquiera otros a la vertebración de Andalucía; que han posibilitado que el régimen administrativo ex novo que definió la Constitución de 1978 y consagró el Estatuto de 1980 y su reforma de 2007, hicieran que nuestra Comunidad, dividida en antiguos reinos, emergiera con el paso de los años en una región sólidamente unida. Esos elementos, impulsados por el imprescindible factor humano, han sido la autovía que enlaza el entero territorio, la A-92, y el desarrollo de la otra comunicación, la de las ondas, con la creación en 1987 de la Empresa Pública de la Radio Televisión de Andalucía.

Si la conexión terrestre permite ahora llegar en cinco horas desde Cádiz o Huelva a Almería (no menos de ocho o nueve se tardaba hace menos de un cuarto de siglo) la radio y la televisión han conectado a los andaluces de una y otra orilla y del interior con programas y servicios informativos específicamente regionales que han ido hilvanando una manera de sentir y de saber simultánea en el tiempo y común en los conocimientos. Seguramente Canal Sur TV admite mejoras y mayores dosis de pluralismo y de atención a la cultura. En ello parece estar Pablo Carrasco, su nuevo director general, y desde muchos frentes se le anima a que prosiga en la desbanalización de la antena para mejor cumplir con los fines de servicio público que quiere la ley fundacional.

Alguna experiencia tengo en el gobierno de las televisiones autonómicas, y si de algo sirve lo aprendido he de decir que no alcanzo a imaginar Canal Sur sin el potente balón de oxígeno que le presta la publicidad. Además, la industria, el comercio y los servicios de Andalucía necesitan de un soporte propio en el que anunciar sus productos, cuya emisión en las televisiones de alcance nacional sería inasequible para nuestras empresas y en la mayoría de los casos estéril si se tuvieran que dar en porciones en las meramente locales. Esperemos que ese run-run no tenga fundamento, porque de otra manera deberíamos ir ensayado un réquiem por la RTVA.

Periodista

gimenezaleman@gmail.com

  • 1