Economía

Andalucía lidera el crecimiento del sector aeronáutico en España

La comunidad aportó en 2010 tres de cada cuatro euros del incremento de la facturación nacional, que creció en 580 millones.

el 15 jun 2011 / 11:00 h.

Antonio Gómez, de la Fundación Hélice, el consejero Antonio Ávila, y el director de IDEA, Antonio Valverde, ayer.

A pesar de los cuantiosos desafíos a los que se enfrenta la industria aeronáutica regional, en un mercado cada vez más global y competitivo, con empresas tractoras que aumentan sus exigencias y retos tecnológicos constantes, las empresas andaluzas vinculadas a esta actividad no sólo aprobaron el curso el año pasado, sino que lo hicieron con nota, al registrar incrementos tanto en volumen de negocio como en creación de empleo.

Andalucía consolida así la segunda posición en el ranking de comunidades, por detrás de Madrid, y aumenta la distancia respecto al País Vasco, convirtiéndose en la región que más creció en esta actividad en 2010 y aportando tres de cada cuatro euros del incremento de la facturación del sector a nivel nacional, que la patronal Tedae estima en 580 millones, según cifras provisionales.

Las ventas del sector -integrado por 123 empresas de Sevilla y Cádiz- se elevaron hasta los 1.983 millones de euros, un 26% más que el ejercicio anterior. Cierto es que fueron las compañías tractoras -especialmente Airbus Military - las que impulsaron la cifra de negocio global.

La razón hay que buscarla en el buen comportamiento del programa del avión de transporte militar A400M, actualmente en proceso de certificación, y que logró reconducirse en 2010. De hecho, fue esa división la que se anotó el mayor avance, un 41%, hasta 1.300 millones, mientras que en la rama civil descendió un 0,7%.

La industria auxiliar, por su parte, sumó una facturación de 555,1 millones, el 6,5% más, en la que las empresas especializadas en actividades mecánicas y utillaje -las de menor valor añadido- concentraron el mayor peso (23%), seguidas de las tareas de montaje (16%), servicios (15%), aviación general (13%) y materiales compuestos y plásticos (11%). Ingeniería y consultoría aportó un 7% y ensayos y análisis técnicos apenas un 2%.

Más positivo es si cabe, y en los tiempos que corren, que la industria aeronáutica continúa creando empleo, un 10% más, con lo que a cierre de 2010 sumaba 10.278 trabajadores. Buena noticia, además, porque fueron las pymes auxiliares las que tiraron de ese carro (con un incremento del 15,7%), dando actividad a 7.461 personas (1.014 más). Y no sólo eso, sino que se mantuvo el auge en la creación de empleo cualificado, destacando ingeniería (29,9% más), logística (28,6%) y producción (16,4%). Por contra, Airbus y su filial militar redujeron empleo en un 3%.

No obstante, ese mayor dinamismo no tuvo reflejo en la facturación de la actividad de ingeniería, única rama que se anotó un descenso del 11%.

Especialmente destacable es el peso de la venta de productos no procedentes de Airbus, que creció un 41,6%, pasando a representar un 23% del negocio total, lo que constata el esfuerzo por diversificar, y en el que el desarrollo de los aviones no tripulados (UAV) dio un significativo salto.

El consejero de Economía e Innovación, Antonio Ávila, junto al director de la Agencia IDEA , Antonio Valverde, y el presidente del Consejo de Acción Empresarial de la Fundación Hélice, Antonio Gómez, desglosaron ayer el informe estadístico del sector en 2010, de la Fundación Hélice .

Más compromiso de Alestis con las pymes
Son tres los conceptos que hay que retener. Internacionalización, concentración empresarial y diversificación. A grandes rasgos, sintetizan los objetivos de la hoja de ruta consensuada entre Junta, patronal y sindicatos que debe seguir la industria aeronáutica regional hasta el horizonte de 2013 para no quedar relegada.

Aunque las 22 iniciativas que contempla se hallan en distintas fases de ejecución desde el pasado octubre, sus líneas maestras se hicieron públicas ayer. "Queremos ganar dimensión, músculo financiero, capacidad de ingeniería, generar mayor valor añadido, entrar en nuevos segmentos, reforzar la presencia en los mercados internacionales y potenciar todas las áreas de negocio".

Es la ambiciosa declaración de intenciones que el consejero de Economía e Innovación, Antonio Ávila, esbozó, aunque en algunos aspectos clave la Administración no tiene la última palabra. Ocurre en el caso de las alianzas o fusiones, imprescindibles para ganar tamaño y tener facilidades de acceso a la financiación y mejorar las relaciones con las grandes empresas que, aun así, no termina de cuajar en la comunidad.

Ávila admitió que no hay por qué hablar de fusión, sino que podrían abordarse "protocolos de cooperación", pero son las empresas las que tienen que dar ese paso. "Sólo puedo transmitir que esas decisiones se apoyarán", reseñó.

Girar la vista hacia los países emergentes, sin descuidar los mercados tradicionales, así como abrirse a nuevos productos -actividades de mantenimiento, aviones de negocio, aviación general...- son otras de las reflexiones propuestas en el plan de acción.

Una mención especial dedica el programa a "mejorar los niveles de cooperación empresarial" entre Alestis y las demás industrias auxiliares, aunque el consejero evitó entrar a valorar el grado de colaboración que existe y tampoco quiso opinar sobre la posición que adoptará de cara a una eventual operación entre los tres principales proveedores de primer nivel de Airbus -Alestis, Aciturri y Aernnova-. "Depende, habrá que ver las condiciones que se pueden poner sobre la mesa", zanjó.

  • 1