viernes, 22 marzo 2019
09:45
, última actualización
Economía

Andalucía paga la factura de Libia

La región gastó en energía el 97% de lo que compró al país árabe

el 01 mar 2011 / 21:46 h.

Empleados libios de la compañía Sirte, en la refinería de petróleo de Marsa el Brega, en el este del país.

Con el litro de gasolina de 95 octanos por encima de los 1,32 euros en las estaciones de servicio de Sevilla capital, y sin visos de parar de escalar de momento, sólo hay que echar un vistazo a la factura energética que paga Andalucía, y España en su conjunto, para entender cómo conflictos como el de Libia repercuten con tanta virulencia sobre la cartera a pesar de los kilómetros que las separan.

Las relaciones comerciales que vinculan a Andalucía con Libia no son de igual a igual. Ni mucho menos. La comunidad andaluza gastó en aquel país el año pasado casi 200 millones, cifra que en un 97% correspondió a productos energéticos. Es decir, se destinaron 180 millones a comprar su petróleo y otros 13,61 a gas. El resto, para abonos.

Por contra, Andalucía sólo exportó al país libio productos que sumaron un importe de 25,95 millones de euros, sobre todo bienes de equipo (19,48 millones), semimanufacturas (3,83 millones) y manufacturas de consumo (1,04 millones). Son los datos de comercio exterior que maneja el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, y que arrojan que la factura energética española con Libia se elevó en 2010 a 3.160 millones; se trata de la segunda ocasión en la última década, en la que el gasto en petróleo supera el listón de los 3.000 millones, pues ya lo hizo en 2008 (3.065) cuando el barril de crudo rozó los 150 dólares (ahora cotiza en torno a los 114). Es sólo una gráfica demostración de la dependencia exterior -y el gran déficit- que tiene España en materia energética, y que salta a la palestra cada vez que hay un conflicto o una situación de incertidumbre que dispara los precios del oro negro.

Mientras la balanza comercial española se inclinó del lado de las importaciones, que crecieron un 56,2%, hasta 3.352,4 millones, y las exportaciones españoles con destino Libia se contrajeron un 4,5%, a 259,12 millones, en Andalucía la tendencia fue la contraria.

Así, el volumen de las compras de la región al país árabe se redujo un 10,5% frente a 2009, hasta contabilizar 199,89 millones, mientras que sus ventas rozaron los 26 millones, con un incremento superior al 113%.

Ya lo aseguraba José Antonio Vázquez-Rosso, quien fuera director del Instituto de Comercio Exterior (ÍCEX) en la región durante tres décadas, y que hasta que estallara el conflicto estaba en Trípoli, capital libia, al apuntar el enorme potencial del territorio, en plena expansión, y sus muchas necesidades, entre ellas, de material de construcción.

Ya más cerca, en Sevilla, las relaciones comerciales con el país de Oriente Próximo se antojan más equilibradas. En 2010 la provincia exportó por valor de 3,64 millones entre semimanufacturas, bienes de equipo y manufacturas de consumo (92,6% más), mientras que se importaron bienes por 4,88 millones (51,1% más).

Los datos

Sevilla. Los 4,88 millones del valor de las compras a Libia correspondió casi en su totalidad a abonos. Por contra, exportó hierro y acero (1,16 millones) y bienes de equipo (1,42).

Andalucía. La comunidad vendió en 2010 bienes de equipo, transformadores eléctricos, vehículos de transporte de mercancías por carretera, hierro y acero, plásticos y textiles.

España. Libia demandó en 2010 frutas y legumbres, material de construcción y de transporte, productos químicos, aparatos eléctricos y maquinaria industrial

  • 1