Andalucía presiona a Wert para posponer la implantación de la FP Básica

Luciano Alonso sale «profundamente decepcionado» del encuentro con el ministro.

el 19 mar 2014 / 23:30 h.

La Conferencia Sectorial de Educación a la que asistieron ayer por la mañana los consejeros de Educación, a excepción de la catalana, concluyó sin acercar posturas entre las autonomías y el ministro José Ignacio Wert. En general, los consejeros del ramo salieron de la reunión con el ministro decepcionados y llenos de dudas, porque Wert no dio respuesta a las preguntas que le formularon. Todo quedó en el aire y fundamentalmente cuándo llegará la financiación para implantar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Una cuestión que en parte contestó a última hora de la tarde la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, que se descolgó reconociendo que España no va a contar en septiembre con el dinero del Fondo Social Europeo necesario para implantar el programa de FP Básica y, por ello, anunció que Educación adelantará 50 millones de euros para poder poner en marcha este nuevo programa. Una cifra que dista muy mucho de los 2.000 millones de los que se habló en otra conferencia sectorial. Además, Gomendio aseguró que hay «un acuerdo previo» con Bruselas donde viajó la semana pasada, y por el que todos los objetivos y cuantías que ha planteado España se consideran «razonables», informó Euro Press. Madrid quiere que la Lomce entre en vigor este próximo curso 2014-2015, es decir, en septiembre, para los ciclos de Primaria y FP Básica, un ciclo formativo de nueva creación para alumnos de 15 años que no acaban la educación Secundaria. En esta primera fase de la puesta en marcha de la Lomce quedan excluidos la educación Secundaria, el Bachillerato y los ciclos formativos medios y superior, a los que la reforma educativa les llegará más adelante. El consejero andaluz, Luciano Alonso, presionó para que se posponga la implantación de la FP Básica, ya que en la reunión de la mañana no se llegó a ningún acuerdo. A esto se unió la falta de concreción en la financiación de la FP Básica, después de que el ministro Wert trasladase a las comunidades que hasta junio no podrá aclarar su presupuesto, un planteamiento que por la tarde corrigió Gomendio. Ante esta situación, Alonso lamentó que la Lomce es, en definitiva, «un camino de espinas», para todas las partes afectadas: alumnos, profesores y padres y planteó que su aplicación se posponga. «No hay respuesta para los interrogantes», se quejó el consejero al término de la Conferencia Sectorial de Educación en la que Andalucía, junto a Canarias y Asturias, cargaron contra la nueva FP Básica, su falta de presupuesto o su falta de claridad para el profesorado o la titulación de los alumnos. Dentro de la reunión, Alonso reclamó al ministro que explique la financiación para la implantación de la FP Básica y protestó porque aún no se conoce «ni la procedencia de los fondos ni los criterios de reparto». «Estamos ante una incertidumbre financiera, el ministro nos ha tomado el pelo en las diferentes conferencias sectoriales», reiteró. De la misma manera, preguntó: «¿Cree el Gobierno de Rajoy que es posible planificar una oferta de FP Básica sin conocer ni los criterios para su financiación?», «¿han tenido en cuenta el ministro Wert y el señor Rajoy las obligaciones impuestas a las comunidades sobre estabilidad presupuestaria y tasas de reposición?», «¿cree el Gobierno que es posible implantar la FP Básica?». Sin embargo, según trasladó el consejero andaluz a los medios de comunicación a la salida del encuentro no obtuvo respuesta para todas esas cuestiones. De la cita, según insistió, sólo se ha constatado la «escasa preocupación del ministro» por la FP Básica, censuró. Aseguró que la reunión fue una «profunda decepción al no haber ni un solo avance, ni una esperanza». En su opinión, la Lomce se ha convertido en «un camino de espinas» para padres, alumnos y profesores y denunció que el Gobierno «solo trata de ponerla en marcha sin consenso, sin buscar puntos de encuentro, con un criterio centralista y alejado de la capacidad de decisión de las comunidades autónomas». «Nunca pensé que en la ley de educación del siglo XXI nos encontraríamos en esta situación de improvisación continua», remachó Luciano Alonso.

  • 1