Local

Andalucía supera el máximo de destrucción de empleo alcanzado en la crisis de los años 70

el 02 may 2012 / 10:50 h.

TAGS:

La cátedra BBVA de Análisis Económico de la Universidad Pablo de Olavide , dirigida por el profesor José Ignacio García Pérez, ha realizado el análisis del mercado de trabajo de España y Andalucía de acuerdo a los datos ofrecidos por la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2012.

La tasa de paro española ha acentuado su crecimiento en el último trimestre, situándose ya por encima del 24,4% (5.639.549 desempleados). La tasa de paro andaluza supera ya el 33% (1.329.632 desempleados). Desde el mismo trimestre del año anterior, el número de parados ha aumentado en España un 14,8%, mientras que dicho aumento ha sido de casi el 12% en Andalucía.


En este análisis comparativo, elaborado por los profesores del Área de Análisis Económico de la UPO José Ignacio García Pérez, Alfredo Ariza Alfaro y David Troncoso Ponce, destaca como en este trimestre se ha superado el máximo de destrucción de empleo que se produjo en la crisis más grave del pasado reciente, la crisis de los años 70. En aquel momento, y tras nueve años destruyendo empleo, se llegó a un máximo de destrucción de empleo del 14,31%.

En la actual crisis, y tras casi 5 años, se ha destruido ya más de 3 millones de empleos, el 15% del empleo existente en septiembre de 2007. En Andalucía, también hemos superado el máximo de destrucción de empleo acaecido en los setenta: tras 20 trimestres destruyendo empleo, hemos perdido ya el 17,21% del empleo existente a finales de 2007, cuando en los setenta el máximo de destrucción de empleo se alcanzó en el 17%.

El análisis constata que la distribución de la población en edad de trabajar es cada vez más bipolar: mientras que la mayoría de los mayores de 30 años con estudios medios o superiores están trabajando, y la mayor parte de estos con un contrato indefinido, los jóvenes sufren de manera dramática una altísima tasa de desempleo y de inactividad. Entre los que trabajan, la mayoría lo hace con un contrato temporal o como no asalariado. Además, el porcentaje de jóvenes con contrato indefinido ha caído en más de dos puntos porcentuales en el último año, lo que puede ser un indicio de la nueva sustitución que se puede estar produciendo entre contratos, como resultado de la última reforma laboral.

Habrá que esperar unos meses para confirmar si el Contrato de Emprendedores se convierte en la nueva vía de contratación en España. Por el momento, no parece que sea así. Pero en cualquier caso, hay que advertir que ésta puede ser una vía ficticia de creación de empleo indefinido ya que la rotación de estos contratos será seguramente muy alta, como ha demostrado la experiencia reciente de las bonificaciones a la contratación aplicadas desde el año 1997.

Por último, el paro de larga duración sigue creciendo: 2,8 millones de trabajadores llevan más de un año desempleados (casi 700.000 en Andalucía). La reinserción laboral de estos parados es prioritaria y requiere la intensificación de las medidas dirigidas a su reciclaje profesional mediante políticas activas mejor diseñadas que las que se están desarrollando en la actualidad. El reciente recorte en el gasto en este tipo de políticas es altamente preocupante, sobre todo si no va acompañado de una evaluación rigurosa de estas políticas y una intensificación de aquéllas que se demuestren más efectivas.

  • 1