miércoles, 23 enero 2019
14:35
, última actualización
Deportes

Andrés Aranda, muerto en combate hace 50 años

El mítico ex jugador y ex técnico verdiblanco falleció el 10 de marzo de 1965 en plena concentracion del Betis en Aracena, donde el equipo se recluyó para tratar de evitar el descenso.

el 14 mar 2015 / 09:25 h.

aranda7 Andrés Aranda (Archivo Simó). El pasado 10 de marzo se cumplieron 50 años del fallecimiento de Andrés Aranda Gutiérrez (Lora del Río, 27 de julio de 1905), uno de los nombres míticos de la historia del Real Betis, que estos días piensa dedicar un homenaje a su memoria en los medios oficiales del club. Aranda falleció el 10 de marzo de 1965 siendo entrenador del Betis, en plena concentración del equipo verdiblanco en la sierra de Aracena, a la que se había desplazado aprovechando un parón liguero para tratar de poner remedio a una nefasta racha de derrotas (siete seguidas) que pusieron en serio peligro la permanencia del club verdiblanco en Primera división. Aranda llegó al Betis en edad infantil en 1920 tras dar sus primeros pasos en el fútbol en el Estrella FC y la AD Museo, club de la Puerta Real, a donde sus padres se habían desplazado a vivir desde Lora del Río, su localidad natal. De ahí fue reclutado por los ojeadores béticos de la época, que dieron con un futbolista de los hoy llamados todo terreno, pues jugó en todas las posiciones posibles y hasta dos veces lo hizo de portero, como bien recuerdan los historiadores béticos Alfonso del Castillo y Juan Antonio Zancarrón en su blog lastablasverdes. AerandaAtltico Aranda, durante un partido contra el Atlético (Archivo Simó) Andrés Aranda debutó con el primer equipo bético de forma oficial con 16 años 3 meses y 14 días en un partido jugado el 13 de noviembre de 1921 en la primera jornada del Campeonato de Andalucía, con una victoria 3-1 sobre el Sevilla FC. Aún hoy es el futbolista más joven de la historia del club en lucir la elástica verdiblanca del primer equipo de forma oficial, pues en partido amistoso el récord lo ostenta Juan Baena (que luego militara en el Hércules, desde 1971 a 1983) con poco más de 15 años. Con 16 años, a punto de cumplir los 17, debutó Alvaro Vadillo en Primera el 27 de agosto de 2011, de la mano de Mel. Aranda fue miembro del plantel que logró el histórico ascenso a Primera en la temporada 1931/32, aunque al año siguiente tuvo que retirarse por una fastidiosa lesión de tobillo, tras disputar casi 300 partidos con el Betis. Entre ellos tuvo el honor de jugar la primera final de Copa –entonces de la República– para la que se clasificaron los verdiblancos (que la perdieron el 21 de junio de 1931 por 3-1 ante el Athletic en Chamartín) y también logró ganar uno de los trofeos más preciados en las vitrinas de Heliópolis: la Copa Spencer en memoria del legendario jugador sevillista ganada aleterno rival el 3 de octubre de 1926. Entierro3 Adolfito y Tenorio, entre otros, portan el féretro de Aranda por las calles de Sevilla (Foto cedida por Andrés Aranda Pérez) Tras colgar las botas, Aranda pronto empezó a ejercer de entrenador. Debutó en el amateur bético en 1934 –lo hizo campeón de Andalucía– y justo la campaña después de ganar la Liga 1934/35 tuvo que hacerse cargo del primer equipo. El técnico que lo hizo campeón, el irlandés Patrick O’Connell, se fue al FC Barcelona –luego entrenaría tres campañas al Sevilla FC– y su puesto lo ocupó el inglés Charles Slade, destituido antes de empezar la Liga por sus malos resultados en la Copa Andalucía. Aranda logró dejar al equipo 7º en 1936, pero tras la guerra civil no pudo evitar el descenso en la 1939/ 40. Luego entrenaría al Betis, en diversas etapas, en Primera, Segunda y Tercera división. Era un hombre de club y su último servicio fue tratar de librarlo del descenso a Segunda en 1965. Murió en el intento, pero el Betis se acabó salvando. Todo un mito.

  • 1