viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización
Cultura

Andrés Trapiello reedita ‘Las armas y las letras’

Es su ensayo más celebrado y versa sobre los intelectuales en la Guerra Civil.

el 29 may 2010 / 19:52 h.

Andrés Trapiello, en una imagen reciente.

Andrés Trapiello (León, 1953) acaba de reeditar su ensayo más celebrado, Las armas y las letras (Destino), 17 años después de que esta obra, que estudia la vida y actuación de los intelectuales españoles durante la Guerra Civil, viera la luz por primera vez. Fue entonces cuando el exiliado granadino Francisco Ayala -fallecido el pasado año-, al que se menciona en la obra, dijo del autor que "rinde un gran servicio a nuestra historia intelectual al trazar el panorama objetivo, veraz y, a la vez, comprensivo y compasivo, de la república de las letras durante un período tan doloroso y tan turbio".

A aquel éxito editorial, en esta nueva edición el ensayista ha añadido "más de la mitad de la materia y, sobre todo, muchos matices", asegura. Y es que, aunque "la idea general de la obra no ha cambiado en absoluto, sí que hay pequeños matices de obras que he releído en este tiempo o que he leído por primera vez".

Con este vasto estudio que ha llevado a cabo, Andrés Trapiello está en disposición de señalar que, "como decía Machado, el lenguaje de la guerra es la retórica, y la retórica fue igual por ambos lados. No se busca tanto conocer la verdad como convencer, por eso, dolorosamente, a veces se parece tanto la literatura de ambos lados". Esto ocurrió en una España en la que no estaban permitidas las medias tintas: "Yo creo que Juan Ramón Jiménez o León Felipe fueron víctimas de la propaganda. De hecho, este último con los años se sintió avergonzado por promulgar que los buenos estaban sólo en un lado".

Así, cuenta el autor en el desarrollo de su obra la mala relación que había entre Rafael Alberti y Miguel Hernández, que no se hablaron durante la Guerra a pesar de compartir la misma ideología, la comunista. "Un caso similar en el otro bando es impensable, porque se cohesionaron de manera monolítica; en cambio, en el Frente Popular sí que se pudo mantener un mínimo de discrepancia", indica tras señalar que "la vida de Hernández expresa lo que es el desinterés, el equilibrio, la nobleza de una persona que lo entrega todo por una causa". Mientras, el poeta gaditano representó "todo lo contrario".

De entre todos los altercados que iniciaron o vivieron los intelectuales españoles durante la Guerra Civil, mención especial tiene el de Miguel de Unamuno con el general Millán Astray, cuando el entonces rector de la Universidad de Salamanca tuvo que salir cogido del brazo de la mujer de Franco, Carmen Polo, tras proferir a los falangistas y legionarios congregados en el Paraninfo de su Universidad una muy conocida frase: "Venceréis, pero no convenceréis".

De todos modos, asegura Trapiello que durante la Guerra la mayoría de los escritores, si hubieran podido elegir, "habrían optado por la tercera España". Es decir, la que representaba "la República, donde habrían cabido personas de izquierda, derecha o centro". Y es que, en contra de lo que muchas veces se piensa, de haber ganado el Frente Popular, el ensayista mantiene que se habría instaurado un régimen comunista o anarquista, no habría continuado la II República.

También rompe Trapiello otro falso mito con esta reedición de Las armas y las letras, ése que asegura que los escritores del bando republicano eran mucho mejores literatos que los que se alinearon con el franquista. "Esa idea es una victoria de la propaganda, hoy no puede sostenerse. Hubo la misma calidad en ambos bandos: si en uno estuvieron Lorca, Machado o Cernuda, en el otro contaron con Ortega y Gasset, Azorín o Gómez de la Serna", concluye tajante el escritor leonés.

  • 1