Deportes

Ángel: "Lo único que me falta es un título, a ver si puede ser con el Betis"

El canario está "sorprendido" por la temporada del Betis. "Pensaba que estaríamos pasándolo mal, pero nos lo hemos creído", dice.

el 14 mar 2013 / 22:38 h.

Ángel posa tras el entrenamiento de este jueves.
-El domingo cumplió 32 años, así que felicidades. ¿Cómo se lleva? ¿Cansado ya de jugar al fútbol?
-Muchas gracias. No, qué va. El cuerpo aguanta bien y conozco este mundo desde joven, por eso aún tengo la ilusión de levantarme todas las mañanas para entrenar. Y competir, que es importante. Un jugador que no compite es un jugador incompleto.

-Más de 300 partidos como profesional. Quién se lo diría...

-Cuando uno empieza, lo primero que quiere es debutar. Con 19 años era un logro increíble. Luego te marcas otras metas: ser un jugador importante, ir a un grande, la selección, la Champions... Un futbolista no puede ser conformista. Yo me he marcado muchas metas y la única que me falta es ganar un título. A ver si algún año con el Betis, aunque ahora es más complicado, hay mucha diferencia entre los grandes y los demás.

-Ángel no viene de vuelta, ¿no?

-Yo me voy con toda la calentura del mundo a mi casa cuando el entrenador no cuenta conmigo; me cambia el carácter. Al que no le pase no sirve para el fútbol. He tenido mala suerte con las lesiones, imagino que después de la del cruzado el cuerpo ha cambiado la forma de correr o apoyar. Ahora quiero demostrar que sí puedo jugar. Si firmé era para jugar.

-¿Cómo valora su temporada?

-Está empezando ahora, pero he demostrado que puedo jugar. Ha sido complicado, el equipo ganaba y así los entrenadores no cambian. Ahora espero jugar hasta el final. Si el míster no ha cambiado cuando las cosas han ido bien, espero que no cambie ahora (ríe).

-¿Está de acuerdo con que su rendimiento es mejorable?

-Claro. La forma de jugar del Betis es un poco peculiar. Nos partimos mucho por la gente de arriba, jugamos mucho al contraataque y los laterales no podemos subir, no nos da tiempo. Es adaptarse. Me gustaba cómo jugábamos en el Villarreal, se tocaba más la pelota y los laterales subíamos mucho. Esta forma de jugar nos hace estar más en la retaguardia, me hace ir con el freno de mano. Eso sí, le va bien al equipo, hay jugadores rápidos y eso hace daño, somos el típico equipo del que los rivales dicen ‘hay que ver cómo corren arriba'. Eso implica sacrificio atrás y en el centro para parar las acometidas del rival en inferioridad.

-¿Le sorprende ir sextos?

-Me sorprendió al principio, por la forma de jugar. Pensaba que estaríamos más abajo y pasándolo mal, pero salen jugadores que no jugaban, lo han hecho bien y nos lo hemos creído. Es importante creerte que eres bueno.

-Europa ya es el objetivo público. ¿Eso implica más presión?

-El equipo debe afrontar los partidos como si fuese un fracaso si no se gana. No hay que bajar los brazos por salvarse. Debemos ser conscientes de que una buena temporada es bueno para el club, el entrenador y los jugadores.

-¿La Champions es posible?

-Es complicada pero ya la he conseguido con el Celta y el Villarreal. Empiezas a ganar partidos y metes presión a equipos que crees que te van a recortar. Ojalá, sería una buena meta.

-¿El vestuario es de verdad tan excepcional como se dice?

-Sí. Cuando hay un equipo con muchos jugadores que hablan el mismo idioma, la adaptación es mucho más fácil. Estamos siempre de cachondeo y es lo mejor, convivimos muchos días y es importantísimo que haya buen rollo.

-Valerón y Manuel Pablo con 37 años, Ángel con 32, Rubén con 31... ¿Qué tienen los canarios que duran tanto?

-Deben de ser los plátanos de Canarias (ríe). Los conozco y son jugadores que se cuidan, viven para el deporte, son competitivos.

-¿Rubén Castro ha sido siempre tan bueno?

-Sí. Le decíamos la ratilla del área, hacía cosas que a todos nos alucinaban. Necesitaba sentirse importante, como le ha pasado aquí.

-Entre tantos partidos, ¿podría seleccionar el mejor y el peor?

-Los peores eran contra Overmars. En campos chicos no, pero en el Camp Nou lo pasaba mal. El mejor fue con el Celta cuando ganamos en el Bernabéu con Robinho recién firmado. Lo marqué bien y esa semana me llamó la selección.

-¿Con qué técnico se queda?

-Complicado. Cogería un poco de cada. Kresic me hizo tener personalidad, Garrido me impactó porque me decía ‘sube y sube y no mires atrás'... De Mel me gusta que saca el máximo rendimiento a la plantilla y la competencia que crea. Cuando el entrenador lo tiene claro el lunes, mal asunto.

-¿Se retirará en Las Palmas?

-Me encantaría, pero quiero estar bien, no ir a jubilarme. En verano estuvimos a punto de firmar, pero sentía que si me quedaba allí no volvería a salir, y aún debía tener otra experiencia fuera.

-Y estuvo cerca del Sevilla...

-Cuando Alves se fue al Barcelona y al final se quedó. Había interés pero como lo habría por tres más. Luego vino el Villarreal.

  • 1