domingo, 09 diciembre 2018
22:57
, última actualización

Animan a los hosteleros a que creen empleos de calidad

La población ocupada en actividades directamente vinculadas a la industria turística ascenció en la comunidad en una media de 329.600 personas, lo que supone un incremento del 2,4%.

La competividad a través de la búsqueda de la excelencia es uno de los objetivos que se ha fijado el consejero de Turismo y Comercio, Rafael Rodríguez, porque sabe que la calidad de los servicios que se prestan son esenciales para que el turismo siga creciendo. Pero para ello, remarcó que también hace falta que se cree empleo de calidad. Por ello dio un tirón de orejas a los hoteleros, la única pata del sector del turismo donde no se ha creado empleo. Informó de que importantes destinos turísticos como Torremolinos, Málaga, Córdoba, Chiclana, Almería, Jaén o Benalmádena han presentado una evolución muy dispar entre la rentabilidad y la creación de empleo: «Mientras que el ingreso medio por habitación disponible crece, y en algunos de manera espectacular, el empleo generado se estanca o directamente decrece». Aseguró que esta situación no es sostenible durante mucho más tiempo, «ya que incrementos continuados en la llegada de turistas y descensos continuados en el número de personas que los atienden nos conduce irremisiblemente a la pérdida de calidad y al debilitamiento de la competitividad a largo plazo». Del mismo modo, señaló que también son preocupantes los indicios de precarización del mercado laboral. Como ejemplo puso que se ha acentuado la contratación a tiempo parcial, pasando de un 18 por ciento al 24,7 por ciento en 2013. De hecho, Rodríguez señaló que se ha detectado que se han externalizado servicios en los hoteles, fundamentalmente de las grandes empresas, «algo que puede ser peligroso y puede afectar a la calidad y satisfacción del cliente». También criticó el abuso de la jornada a tiempo parcial, «aunque realmente es a tiempo completo» y hay «una bolsa de economía sumergida», de lo que culpó a la reforma laboral que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy. No obstante, confió en que esta tendencia varíe, «porque un hotel será rentable si el cliente sale satisfecho y lo recomienda a sus conocidos». Respecto al empleo en el conjunto del sector, el consejero indicó que la población ocupada en actividades directamente vinculadas al turismo ascendió en Andalucía a una media anual de 329.600 personas. Esta cifra, indicó, supone un incremento en términos relativos respecto al año anterior del 2,4 por ciento, «que representan al 13 por ciento de la población ocupada en Andalucía». A pesar de los buenos datos, reconoció que el empleo entre 2007 y 2013 bajó un 1,4 por ciento.

  • 1