sábado, 20 abril 2019
22:38
, última actualización
Deportes

Antonio Álvarez cree que hay "mimbres" para recuperar el estilo de la era Juande

El presidente del Sevilla comunicó personalmente a los jugadores la decisión de apostar por Antonio Álvarez hasta final de temporada. El club deja la puerta abierta a que continúe si tiene éxito.

el 26 mar 2010 / 13:14 h.

Antonio Álvarez, dirigiéndose al plantel.

Antonio Álvarez hasta el final. Así lo ha decidido el club tras recibir el no de Luis Aragonés y entender que lo mejor es evitar hipotecarse con un técnico que no entra en sus planes de futuro. Álvarez, todo un histórico del Sevilla, estará al frente del plantel hasta que termine la presente campaña, si bien Monchi, subdirector general deportivo, ha dejado la puerta abierta a su posible continuidad: "La idea es que esté hasta el 30 de junio y ojalá, y así se lo ha transmitido el presidente, las cosas vayan bien y puedan ser muchos años más. Pero, a día de hoy, es hasta el 30 de junio, aunque también sabe que el presidente le ha transmitido su confianza".

Álvarez dirigió ayer su segunda sesión de trabajo después de que José María del Nido comunicase personalmente al plantel que será el nuevo técnico. Trabajará con el mismo staff que tenía Manolo Jiménez salvo Jesús Calderón y Juan Lozano, quienes se marchan con el de Arahal. Por ahora no se ha hecho oficial el nombre de su segundo. Mientras tanto, El Mariscal esboza su proyecto para este tramo final, con diez partidos de Liga y la final de la Copa por delante. Quiere buen trato de balón, agresividad, jugar en campo rival... Y, por su conocimiento del método Juande, de quien fue mano derecha, cree que hay "mimbres" para recuperar aquel exitoso estilo.

UN SUEÑO HECHO REALIDAD. "Como jugador he sido todo en el Sevilla. Después, ocupé durante muchos años el cargo de segundo entrenador y en los dos últimos he estado en la secretaría técnica. Y ahora por fin ha llegado el día que esperaba con muchísima ilusión. Entrenar al Sevilla era la ilusión de mi vida y la he hecho realidad", dice Álvarez, quien no tiene problema en reconocer que en su día, tras la marcha de Juande, se sintió "fastidiado y dolido" por no entrar en los planes de la entidad para asumir el mando del plantel. "Quedarme me ha servido para estar en el club en el momento justo", comenta.

El nuevo técnico dice haber vivido "con naturalidad" la incertidumbre sobre la llegada de Aragonés. "Monchi me dijo que tenía que entrenar al primer equipo, pero sabía que estaban tratando con él. Sin ningún problema vine a entrenar y, tras la negativa de Luis, Monchi me confirmó que seguiría hasta final de temporada. Lo he vivido con naturalidad, sin nervios. Primero dices: ‘¡Qué bien, voy a entrenar al Sevilla!', pero los nervios te vienen después, cuando te ves metido en la vorágine", explica sonriente.

ANTE TODO, UNA CUESTIÓN MENTAL. Su primer reto es recuperar anímicamente a los futbolistas. "Tras los últimos resultados y la eliminación de la Champions, es más una cuestión mental que otra cosa. Pero yo me veo con capacidad para subir ese ánimo. Vengo dispuesto a sacar esto adelante y me he sentido arropado en el vestuario. Diez partidos dan para mucho, aunque de cara al próximo ha habido poco tiempo para cambiar una manera de jugar por otra por la que yo pueda apostar. Pero luego habrá tiempo para cambiar el chip", explica.Tras zanjar de un plumazo el capítulo de los lesionados ("tenemos, sí, pero ¿para qué hablar de ellos si no se les puede utilizar?"), Álvarez expone su filosofía futbolística: "Quiero dar importancia al balón, jugar en campo contrario, llegar arriba el mayor número de veces posible, agresividad, competitividad, buen trato de balón... Es decir, apostar por un fútbol ofensivo corriendo, por supuesto, los riesgos que este fútbol conlleva, pero confío muchísimo en la plantilla".

¿RECUPERAR EL ESTILO JUANDE? En relación a esto, considera que es posible recuperar el exitoso estilo de la era Juande. "Sigue habiendo buenos mimbres. Hay gente rápida, técnica y trabajadora. Pero que nadie piense que en dos días vamos a arrasar a todos los equipos", avisa el nuevo técnico, perfecto conocedor de los métodos de aquella etapa. Respecto a los objetivos del club, se declara "optimista". "Hay que serlo y confiar en que conseguiremos esa cuarta plaza como mínimo porque el equipo está capacitado para ganar los diez partidos que restan. En cuanto a la final, es un cara o cruz, pero creo que con la racha de trofeos que hemos ganado partimos con un poco de ventaja", sostiene.

LOS JUGADORES SE PONEN LAS PILAS. Los jugadores se ponen las pilas para reaccionar... y entrar en sus planes. Poco después de que el presidente anunciase al plantel que Antonio Álvarez será su nuevo entrenador, los jugadores dejaron claro en la sesión de trabajo que se han puesto las pilas. Más les vale si quieren entrar en los planes del técnico.

EL CONOCIMIENTO DE LOS FUTBOLISTAS DE PESO, UNA BAZA. Una de las bazas de Antonio Álvarez es su conocimiento de jugadores de gran peso específico en el plantel. Uno de ellos es Luis Fabiano. "Le conozco y sé cómo es. Nos va a echar una mano. Voy a aprovechar sus ganas de trabajar", dice el técnico.


  • 1