Local

Aparece una embarcación en el Estrecho con 23 fardos de hachís

Podría ser el barco que abandonaron los narcos detenidos ayer.

el 26 mar 2010 / 13:50 h.

TAGS:

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Ceuta ha encontrado de madrugada a la deriva en aguas del Estrecho una embarcación neumática sin ocupantes y con 23 fardos de hachís a bordo que podría tratarse de la que ayer abandonaron los presuntos narcotraficantes para huir en otra al verse perseguidos por una patrullera en la costa granadina, lo que derivó en un accidente en el que murió uno de ellos, un hombre de nacionalidad marroquí de 33 años.

La embarcación fue localizada por radar sobre las 5,30 horas, a unas cinco millas al norte de 'Punta Almina'. Se trata de una del tipo semi-rígida, de 12 metros de eslora y 2,20 de manga, provista de tres motores fueraborda, marca 'Yamaha' de 250 cv cada uno.

Se encontraba sin persona alguna en su interior y presentaba problemas en sus flotadores. Una vez en el interior de la misma, fueron hallados los 23 bultos con resina de hachís, con un peso total de 719 kilogramos, y un valor aproximado de 993.000 euros.

La lancha en la que intentaron la escapada fue remolcada tras la operación desplegada al puerto de Motril (Granada), donde esta mañana las pruebas practicadas con el perro antidroga han constatado que la misma se ha utilizado para el tráfico de estupefacientes, según informaron a Europa Press fuentes de la Guardia Civil.

Los tres presuntos narcotraficantes que resultaron heridos permanecen detenidos en los calabozos de Salobreña (Granada), después de que ayer mismo fueran dados de alta en el Hospital Santa Ana de Motril al que fueron trasladados, mientras se investiga lo ocurrido, con la dificultad de que los tres están "indocumentados".

Los hechos comenzaron en torno a las 16,00 horas de ayer, cuando la Central Operativa de Servicios de la Comandancia de la Guardia Civil de Granada tuvo conocimiento de que un remolcador que navegaba a unas 25 millas al sur de Motril avistó una embarcación semirrígida con dos o tres ocupantes, quienes al verse sorprendidos, arrojaron al mar unos paquetes de los habituales en el tráfico de hachís procedente del norte de Africa. Los ocupantes de la embarcación arrojaron al mar también una garrafa vacía de gasolina de unos 25 litros, a la vez que tomaban rumbo norte, hacia la costa de Granada.

Mientras la Central Operativa de Servicios daba aviso al Servicio Marítimo Provincial de la Guardia Civil de Granada y a las Unidades de Delincuencia Organizada y Antidroga de las provincias limítrofes, los radares del Sistema Integral de Vigilancia (SIVE) detectaron otra embarcación "sospechosa" rumbo a la costa de Almuñécar (Granada), por lo que la Patrullera Río Aragón fue movilizada para interceptar a esta segunda embarcación.

A las 17,35 horas y a unas ocho millas náuticas de la Punta de la Mona, la patrullera pudo avistar la embarcación; una lancha neumática de seis metros de eslora, de color negro y dos motores fuera borda de 85 caballos de potencia cada uno. Los presuntos narcotraficantes emprendieron la huida con "peligrosos movimientos en zig-zag" para dificultar el seguimiento de la Río Aragón, que hacía uso de las señales acústicas y luminosas e intentaba situarse en paralelo a unos 25 o 30 nudos, a la distancia de 20 a 30 metros.

Cayeron sobre las hélices. En uno de los giros, la embarcación neumática se acercó demasiado al casco de la patrullera y el patrón de esta última se vio obligado a virar hacia el lado contrario, para evitar una colisión en la parte de estribor. La pequeña embarcación, al afrontar el desplazamiento de agua que forma lateralmente una embarcación de las dimensiones de la patrullera en una maniobra de viraje, perdió el contacto con el agua y con ello su estabilidad, saltando por el aire sus ocupantes, con la mala fortuna de caer sobre la zona de los motores y las hélices de su propia embarcación.

Como consecuencia del accidente, falleció uno de los ocupantes, de nacionalidad marroquí, resultando heridos con distintas magulladuras y cortes sus tres compatriotas, que fueron evacuados al puerto de Motril, donde fueron atendidos en un primero momento por los servicios médicos de emergencia y trasladados en ambulancias hasta el Hospital de Santa Ana.

La lancha neumática era patroneada por el herido K.H.M., al que le constan en las bases de datos policiales hasta 15 señalamientos cesados, seis delitos y seis infracciones, todo ello en relación con el tráfico de drogas y cuestiones conexas.

Según el modus operandi habitual, la lancha accidentada sería la encargada de llevar a tierra los fardos desde la primera embarcación detectada, de mayor capacidad, conocida en estos casos como "nodriza".

  • 1