Local

Aplazado tres meses un desahucio en el polígono San Pablo

el 15 ene 2013 / 13:19 h.

TAGS:

El Juzgado de Primera Instancia número cinco de Sevilla ha  aplazado tres meses la subasta convocada para este mismo martes,  sobre una vivienda del polígono San Pablo cuyos moradores; un  matrimonio en paro con dos hijos menores de edad y la abuela paterna,  corren peligro de desahucio. El motivo del aplazamiento responde a un  "error" en la tasación de la vivienda, toda vez que la familia ha  recibido el respaldo de una concentración ciudadana a las puertas de  la sede judicial del edificio Viapol.  

Como había informado el movimiento social '15M', en esta vivienda  en cuestión residen desde hace 15 años Francisco Javier y Andrea,  ambos en paro, junto con sus dos hijos de seis y 17 años y la abuela  paterna, una mujer enferma de 76 años propietaria además de la  vivienda. El piso fue hipotecado en 2004 al objeto de lograr fondos  para abrir un negocio de hostelería que, no obstante, no prosperó y  cerró sus puertas en 2007. Después de aquello, la familia comenzó a  incurrir en el impago de las correspondientes cuotas de la hipoteca  y, finalmente, el banco con el que fue suscrita dicha hipoteca  decidió subastar la vivienda. Y es que por diferentes conceptos, esta  familia afronta una deuda de aproximadamente 200.000 euros a cuenta  de dicha hipoteca.

Aunque el juzgado de Primera Instancia número cinco de Sevilla  tenía previsto subastar este mismo martes la vivienda, la subasta ha  sido aplazada tres meses, según han informado a Europa Press el  propio Francisco Javier y Antonio Buenavida, miembro de la corriente  ciudadana '15M'. Como han explicado ambos, ha sido detectado un  "error" en la tasación de la vivienda y el propio banco con el que  fue suscrita la hipoteca ha reclamado el aplazamiento de la subasta,  que de todas formas "sigue adelante".

El cabeza de familia, Francisco Javier, ha explicado que el banco  ha entrado en contacto con él para sopesar la opción de un "alquiler  social" o alguna fórmula que evite que la entidad bancaria "se quede"  sencillamente con la vivienda a cuenta de que parece claro que, con  el desplome del sector inmobiliario, "nadie la va a comprar".  Francisco Javier se ha mostrado proclive a esta idea, pero ha  enfatizado que el verdadero "problema" es la deuda acumulada en torno  a esta hipoteca. "La subasta está aplazado, pero sigue adelante.  Tenemos un futuro muy negro", ha lamentado.

  • 1