Aplazan el desalojo de un anciano enfermo de cáncer en Granada

El hombre, de 83 años, había sido denunciado por sus vecinos por echar de comer a las palomas.

el 15 oct 2014 / 17:40 h.

APLAZAN DESALOJO DE UN ANCIANO QUE TENÍA PROBLEMAS CON SUS VECINOS EN GRANADAEl desalojo de un anciano de 83 años y enfermo de cáncer, previsto para hoy en un inmueble de San Ildefonso, en Granada capital, por actividades molestas hacia sus vecinos, ha sido finalmente aplazado, ha informado a Efe un portavoz de Stop Desahucios, que ha celebrado una concentración de protesta. Según este colectivo vinculado al Movimiento 15M, el octogenario, que vive en una vivienda propiedad de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Granada (Emuvyssa), iba a ser desahuciado de su casa por echar de comer a las palomas y tras una denuncia judicial de la comunidad de propietarios. El anciano, Francisco Barrera, inválido, enfermo de cáncer de próstata y con múltiples dolencias graves, lleva cerca de cincuenta años en esta casa, por la que paga 185 euros mensuales de alquiler. Antonio Redondo, portavoz de Stop Desahucios, ha informado a Efe de que el desalojo ha sido aplazado después de que los servicios sociales del Ayuntamiento hayan presentado al parecer un escrito ante el juzgado para pedir que se suspendiera hasta nueva fecha. "Esto nos abre una nueva vía para reconducir la situación de Francisco y defender sus derechos", ha declarado Redondo, que ha lamentado que en todo este tiempo ni la administración municipal ni el abogado de oficio del anciano decidieran recurrir la orden judicial que ordenaba el desalojo. Según Stop Desahucios, el anciano no entiende nada de lo que ha ocurrido, ha pedido clemencia ante su situación y ha insistido en que no ha cometido ningún delito por "echar de comer a los pajarillos" desde su ventana, práctica que ya ha depuesto, y que nunca ha tenido problemas con sus vecinos. Por su parte, la concejal de Urbanismo de Granada, Isabel Nieto, informó ayer de que el desalojo respondía a una orden judicial dictada tras la demanda interpuesta por la comunidad de propietarios del edificio. Esa demanda estaba basada en la supuesta conducta antisocial del inquilino, así como en sus actividades molestas e insalubres, que causaba desde hace años problemas de convivencia. Tras la obtención de sentencia favorable al desalojo, la comunidad de propietarios solicitó la ejecución de la misma y se había señalado fecha para el lanzamiento. Aunque desde Emuvyssa se reconoce la "conducta inapropiada" del inquilino, se instó a la comunidad de propietarios a que pospongan la ejecución de la sentencia ante su avanzada edad. Dada la avanzada edad del inquilino, los servicios sociales de Emuvyssa también han mediado para lograr buscar una solución viable y encontrar una alternativa de realojo al afectado. Para ello, precisó el Ayuntamiento, se han ofrecido al afectado las dos opciones existentes: viviendas de alquiler de VPO que actualmente tiene Emuvyssa o bien las viviendas de la Junta de Andalucía del programa de alojamientos provisionales para personas en riesgo de exclusión social y con orden de lanzamiento inminente. El Ayuntamiento ha defendido hoy además que es la única administración que está ayudando al anciano y que trabaja por buscar una solución al conflicto pese a que no es de su competencia. El concejal de Familia y Bienestar Social, Fernando Egea, ha dicho en rueda de prensa que el anciano recibe desde hace casi dos años una hora de atención de los Servicios Sociales y comida a domicilio para toda la semana.

  • 1