Local

Apostaban mil euros en carreras ilegales que colgaban en la Red

La Policía detuvo ayer martes en Palma de Mallorca a quince jóvenes con edades comprendidas entre los 19 y los 31 años, acusados de participar en carreras ilegales con coches de gran potencia, competiciones en las que cruzaban apuestas y que grababan en vídeo. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 03:57 h.

TAGS:

La Policía detuvo ayer martes en Palma de Mallorca a quince jóvenes con edades comprendidas entre los 19 y los 31 años, acusados de participar en carreras ilegales con coches de gran potencia, competiciones en las que cruzaban apuestas y que grababan en vídeo para colgarlos después en internet.

Los arrestados, que conducían deportivos de hasta 500 caballos de marcas como Lamborghini o Dodge, cruzaban apuestas de unos mil euros por carrera y utilizaban como combustible óxido nitroso, conocido como "gas de la risa", para aumentar la potencia de sus vehículos.

Las detenciones comenzaron la madrugada del pasado sábado en una vía próxima al hospital Son Llátzer de la capital balear, cuando la Policía consiguió abortar una de estas carreras. Los arrestos continuaron el pasado fin de semana y concluyeron el lunes con la detención del "cerebro", un hombre de 31 años apodado Matías, el Humilde.

La operación se inició cuando la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT) de la Policía Nacional detectó la presencia en internet de al menos 150 vídeos de estas carreras ilegales, que se realizaban desde hace un año en vías urbanas e interurbanas de Mallorca y en polígonos industriales de la isla. En algunos de los vídeos, que todavía pueden verse en YouTube, Matías, el Humilde se jactaba de su forma de conducir, de sus cuatro coches y de su alto poder adquisitivo, ya que es hijo de un conocido empresario de la construcción de Mallorca.

Las carreras, conocidas como pikas, eran grabadas con videocámaras y teléfonos móviles y tenían un recorrido de apenas un kilómetro y medio. Los coches también circulaban de manera peligrosa entre otros vehículos que iban por las vías públicas.

Alegría de los padres. Los quince conductores, que ya han sido puestos en libertad y a los que se ha retirado el permiso de conducir, podrían ser condenados por un delito de conducción suicida a penas de hasta cinco años de prisión. El delegado del Gobierno en Baleares, Ramón Socías, aseguró que los padres han agradecido a la Policía la detención de sus hijos por el peligro que suponían tanto para su propia integridad física como para el resto de conductores. El fiscal de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, dijo que pedirá aplicar la ley "con rigor" debido a la "enorme peligrosidad" de estos conductores.

  • 1