La rotura de una tubería en Arahal deja sin suministro a 20.000 vecinos

La avería se produjo en la carretera que conecta Arahal con el vecino municipio de Morón de la Frontera. El Ayuntamiento instaló 3 puntos en diferentes zonas para abastecer de agua a toda la población.

el 11 may 2014 / 12:01 h.

La tubería perdía gran cantidad de agua, lo que dejó sin suministro a toda la localidad. / El Correo La tubería perdía gran cantidad de agua, lo que dejó sin suministro a toda la localidad. / El Correo «Unas de las peores averías que ha sufrido el pueblo de Arahal». Así calificaba el delegado de Servicios Públicos de esta localidad sevillana la rotura de la tubería de agua potable sufrida en la noche del domingo en la carretera A-8125, vía que conecta con la vecina localidad de Morón de la Frontera. Era un vecino quien, en la medianoche del domingo, alertaba a la Policía Local sobre el agua que invadía la carretera. Al instante, el suministro de agua se cortaba en el municipio para garantizar que el domingo los depósitos municipales abastecieran hasta mediodía a los vecinos. Durante toda la noche, los técnicos de la empresa pública de agua CIAR examinaban la avería, no pudiendo evaluar los daños hasta ver la tubería a la luz del día. Era ya por la mañana cuando se confirmaban los peores pronósticos: la rotura de la canalización de 300 mm se encontraba justo debajo de la calzaba de la carretera, complicando enormemente los trabajos de arreglo. Como explicó Luis López Minguet, delegado de Servicios Públicos, «ha sido precisamente debajo de la carretera donde se ha sufrido el reventón, por lo que hay que trabajar sin romper el asfalto». En torno al mediodía, tras acceder los operarios a la zona se comenzaban a desunir las conexiones del tubo para, posteriormente, instalar uno con las mismas dimensiones. No obstante, fue precisamente el lugar donde se encontraba la rotura lo que ha dificultó el cambio de la tubería de fobrocemento, la cual no se podía terminar de reparar hasta bien entrada la tarde del domingo. Zona de la A-8125 donde se produjo la rotura de la tubería. / El Correo Zona de la A-8125 donde se produjo la rotura de la tubería. / El Correo Desde el Consistorio inmediatamente se ponía en marcha un plan de emergencia, coordinado con los Bomberos y la Policía Local, para garantizar el servicio de agua en la localidad cortada durante toda la noche. Aunque a mediodía del domingo, el depósito municipal terminaba con sus últimas reservas de agua potable con la que se surtieron los diferentes barrios tras la avería, el cuerpo de Bomberos instalaba tres puntos de agua no potable en diferentes zonas del municipio, además «de tres cubas que van prestando servicios allí donde se necesita». Una situación de extrema necesidad para la cual el Ayuntamiento pedía la colaboración de los vecinos ante la necesidad de mirar por este bien escaso. A lo largo de la jornada, y mientras los técnicos continuaban con los trabajos, los Bomberos fueron abasteciendo diferentes puntos. Incluso, como cuenta el jefe del cuerpo de bomberos, tuvieron que «abastecer una granja de aves, la cual se quedaba sin agua para poder refrescar a sus animales». Una auténtica emergencia que dejó sin suministro a una población de casi 20.000 habitantes, quienes al volver de las comuniones típicas de estas fechas no disponían de este preciado líquido para poderse dar una ducha después del día de calor. Tras el intenso día de trabajo, los operarios conectaban a las ocho de la tarde la tubería a la red general, procediendo a introducir agua, poco a poco, en la nueva conducción. En torno a las diez de la noche los arahalenses pudieron comprobar cómo se volvía a restablecer el normal funcionamiento del agua en las viviendas de las diferentes barriadas de la localidad. En los próximos meses, el Consistorio espera reparar las canalizaciones del agua para que estas averías no vuelvan a paralizar Arahal.

  • 1