Local

Archivada la causa por la muerte de un lince tiroteado en Doñana

La Audiencia no ha conseguido indicios suficientes para "proseguir el procedimiento contra el imputado".

el 30 oct 2014 / 17:43 h.

TAGS:

lince-blogLa Audiencia Provincial de Sevilla ha ratificado el archivo de la causa decretado por un juzgado de la localidad de Sanlúcar la Mayor en lo referente a la muerte de un lince por disparos en julio de 2011 en la finca 'Quemas' de Aznalcázar (Sevilla), en el entorno de Doñana. En un auto al que ha tenido acceso Europa Press, la Audiencia desestima el recurso de apelación elevado contra esta resolución por la organización ecologista WWF-España, que ejercía la acusación particular y que consideraba que existen "indicios racionales de criminalidad" contra el principal imputado en la causa. Aunque el órgano judicial reconoce como indiciariamente delictivo el hecho de la muerte del animal tras ser tiroteado, "no ha sido posible por el contrario conseguir indicios suficientes para proseguir el procedimiento contra el imputado", ya que, entre otros aspectos, no se pudo concretar el día exacto de la muerte del lince y los días en que los sospechosos estuvieron cazando, ni tampoco la relación de disparo entre las armas de los presuntos autores y las muestras halladas en el cadáver. Pese a que posteriormente se ha aportado un informe del Departamento de Balística de la Guardia Civil que da cuenta del descubrimiento de dos cartuchos (vainas) en las inmediaciones del lugar donde fue encontrado el cuerpo, que fueron disparados por el arma del imputado y cuyos proyectiles coincidían en calibre con los del cadáver --también se encontraron otros siete ajenos a esta escopeta--, se concluye que el lince pudo ser movido del sitio donde fue abatido y que el lugar donde quedan depositados los cartuchos no tiene por qué coincidir con el de los disparos, al no disponer el arma de mecanismo automático de expulsión. Por su parte, WWF, en un comunicado, ha expresado sus discrepancias con la resolución y sigue creyendo que había elementos de prueba suficientes contra el cazador imputado para que se hubiera pasado a la fase de juicio oral. También muestra su "profunda decepción" ante la intervención de la Fiscalía de Medio Ambiente de Sevilla, "por pedir primero el archivo de la causa y oponerse después al recurso de WWF para evitar ese archivo". "PROFUNDAMENTE DECEPCIONADOS" El colectivo conservacionista considera "decepcionante" que se cierre el caso, "ya que existe algo más que una posibilidad racional de que el cazador imputado haya participado en el delito". En concreto, la organización recuerda que solo cinco personas tenían derecho a cazar en la finca donde murió el lince esa temporada de 2011 y que de estos, solo dos cazaron en las fechas del suceso. "También está probado que los cartuchos encontrados muy cerca del cadáver del lince habían sido disparados con la escopeta de uno de estos dos cazadores: estos indicios, junto con otros, a juicio de WWF, eran elementos de prueba suficientes para que este cazador hubiera sido enjuiciad", señalan. Las pruebas balísticas, recuerdan, demostraron que el lince recibió dos disparos inmediatos y que la dispersión de perdigones en el cuerpo del lince "era similar a la que se producía al disparar los dos cañones de la escopeta del imputado". El responsable del Programa de Especies de WWF España, Luis Suárez, ha indicado que "estamos profundamente decepcionados" y añade que "la conservación de una especie en peligro crítico de extinción como el lince ibérico es responsabilidad de toda la sociedad, y eso incluye a la administración de Justicia, y sobre todo debe suponer un mayor interés e implicación de la Fiscalía especializada en delitos medioambientales". La organización espera ahora que, una vez cerrada la vía penal, la Junta de Andalucía proceda con el correspondiente procedimiento administrativo y tome las medidas que la ley le permite en los terrenos cinegéticos afectados.

  • 1