domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Local

Archivan una denuncia de bebé robado por la mala conservación de los huesos

Este bebé es el cuarto que se exhuma en Sevilla en relación con las 116 denuncias de bebés robados presentadas en la provincia.

el 23 dic 2014 / 17:37 h.

TAGS:

La Fiscalía de Sevilla ha archivado un nuevo caso de denuncia de un bebé robado tras comprobar que la mala conservación de los huesos del recién nacido exhumado hace imposible un estudio correcto del ADN que permita cotejar los restos con el perfil genético de los denunciantes. Este bebé es el cuarto que se exhuma en Sevilla en relación con las 116 denuncias de bebés robados presentadas en la provincia, de las que se han archivado 114 después de no localizar pruebas de que existan casos de este tipo de delito, y están pendientes de decidir las otras dos, han informado fuentes judiciales. Este nuevo archivo se refiere a un bebé exhumado de su tumba de Cantillana (Sevilla), que nació en 1998 en el hospital Virgen Macarena de Sevilla con solo siete meses de gestación y murió veinte días después del parto tras ser tratado en la unidad de neonatología. Los padres denunciaron que su bebé había sido suplantado o sustraído y plantearon sus dudas de que el cadáver que enterraron fuera el de su hijo, por lo que pidieron su exhumación y análisis del ADN. Los técnicos que han participado en el proceso han determinado que por el "precario estado de los restos óseos" del cadáver no es posible "la individualización de ADN suficiente para el correspondiente cotejo con el perfil genético de los denunciantes". Hasta ahora se han exhumado en Sevilla cuatro cadáveres de bebés, y solo en un caso se ha determinado que los restos enterrados eran de los progenitores que hicieron la denuncia. En los otros tres casos no había posibilidad física de extraer pruebas concluyentes de ADN por distintos problemas relacionados con su conservación, han apuntado las fuentes. La Fiscalía de Sevilla lleva casi cuatro años investigando las 116 denuncias que ha recibido de posibles robos de bebés, las últimas de haces varios meses, y no han encontrado ninguna evidencia de que exista una trama organizada en los hospitales públicos de la provincia con posibles delitos de este tipo. Para ello, las mismas fuentes han destacado la labor realizada por el grupo de homicidios de la Policía Nacional, que ha preguntado a numerosos médicos y ha indagado en los archivos de los distintos centros sanitarios públicos de la provincia. La labor indagatoria ha incluido como dificultad que algunos de los centros médicos han sido reconvertidos en otras dependencias, como ocurre con el Parlamento Andaluz, antiguo hospital de las Cinco Llagas, que se cerró en 1971. Un fiscal especial y la Brigada de Homicidios han investigado el posible destino de cada bebé denunciado, han buscado su parte de defunción y posible autopsia, han indagado si el cadáver se pudo destinar a investigación y han llegado a identificar la fosa común donde fue inhumado, sin que en ningún caso hayan aparecido pruebas de que sobreviviese y fuese entregados a otros padres. Entre otros datos de interés, según las fuentes, se ha averiguado que las pulseras identificativas en los recién nacidos empezaron a usarse cuando el catedrático José María Bedoya fue responsable de la maternidad de las Cinco Llagas en la década de los años 60. La Policía ha estudiado las seis funerarias existentes en Sevilla entre los años 60 y 80, ahora desaparecidas o compradas por otra empresa, y ha entrevistado a sus empleados más antiguos, pero ninguna conserva documentación anterior a 2002 o 2003, ya que ha sido destruida con el paso del tiempo, según las citadas fuentes.

  • 1