Local

Arco 2009

Lo primero que llama la atención en la edición de este año, es la atmósfera pausada que ha tornado la feria. En los días dedicados a los profesionales, que son los previos al fin de semana, el ambiente general de Arco era más calmado y menos bullicioso que otras veces.

el 15 sep 2009 / 22:37 h.

Lo primero que llama la atención en la edición de este año, es la atmósfera pausada que ha tornado la feria. En los días dedicados a los profesionales, que son los previos al fin de semana, el ambiente general de Arco era más calmado y menos bullicioso que otras veces.

La sensación de tranquilidad es más pronunciada, agudizada sin duda porque al participar un número menor de galerías (hay sólo 52 españolas, quince menos que la convocatoria anterior), las estrecheces de antaño han desaparecido; al ampliarse los pasillos facilitándose el paseo, se ha potenciado la capacidad de atención y observación. Hay tres inmensos pabellones bien comunicados entre ellos -la segunda planta que se inventaron en 2008 era un sinsentido-, y Arco40, una oportunidad clave para galerías periféricas o de menor empaque, ha sido ubicada en un sitio mucho más razonable, visible y ordenado.

La temida crisis ha resultado ser un filtro magnífico para ahuyentar a los especuladores, que son los únicos que han desaparecido, especialmente esos nuevos ricos sin mucha idea que se arrimaban al arte actual buscando una pose esnob con la que sorprender a los amigos.

Teniendo en cuenta el ritmo de las ventas y la convicción de los coleccionistas serios, que saben bien qué quieren comprar sin preocuparse en exceso de los vaivenes mercantiles, tanto galeristas como artistas coinciden en señalar el buen ánimo general de las transacciones, operaciones donde predominaban las firmas reconocidas y los formatos convencionales, que contradiciendo los malos augurios han sido continuadas y significativas.

Era de espera que una vez agotado el filón chino, la India aterrizara con fuerza en España. Bajo mi parecer, visto en conjunto, el arte contemporáneo hindú es un vasto universo recién eclosionado que puede dar mucho de sí dentro de una década, pero que todavía se encuentra en fase de maduración.

  • 1