miércoles, 19 diciembre 2018
06:41
, última actualización
Local

Arenas desafía la campaña del PSOE ensalzando la sanidad valenciana

El líder popular se anticipa para neutralizar a los socialistas, que entregarán folletos en los hospitales denunciando los recortes del PP, y avisa de que importará el modelo de la Generalitat si llega a gobernar.

el 29 oct 2011 / 20:52 h.

TAGS:

El senador popular, Jesús Aguirre, el consejero de Salud valenciano, Luis Rosado, y el líder del PP-A, Javier Arenas. / j. muñoz (eFE)

La estrategia electoral del PP andaluz se tornó ayer más ofensiva. El presidente del partido, Javier Arenas, robó el discurso que llevaban preparado sus oponentes, los socialistas, y antes de que éstos se fueran a la puerta de los centros de salud a denunciar los recortes a la sanidad pública que supuestamente están aplicando las comunidades gobernadas por el PP, Arenas se interpuso con un golpe de efecto: organizó un foro de debate con miembros de su partido y representantes de la comunidad científica (médicos, farmacéuticos y otros especialistas), y se presentó acompañado del consejero de Salud de la Comunidad Valenciana, Luis Rosado. "Las ideas de Luis son muy coincidentes con las que pensamos aquí. El PP dice aquí lo mismo que en Galicia, Valencia o Extremadura", zanjó el líder popular.

Toda la campaña de los socialistas para las próximas elecciones se basa en denunciar que, si llega a gobernar el PP-A hará lo mismo que el PP valenciano. Pero fue ayer el propio Arenas el que anunció que, en efecto, su intención es importar el modelo de gestión de la sanidad pública del Levante. "Aquí no consiste en gastar menos, sino mejor", dijo, y dio por bueno que Valencia haya logrado ahorrar 650 millones de euros sólo con cambios en la gestión. El líder popular se adelantó a los socialistas para evitar que éstos contaminaran su mensaje, y así poder explicar cómo están gestionando la sanidad pública los populares en otras regiones, negando a priori que se estén aprobando recortes en hospitales y centros de salud, como sostiene machaconamente el PSOE.

"Los colegios y los hospitales no son campos de confrontación electoral", reprochó Arenas a los socialistas andaluces, que esta semana han empezado a distribuir folletos a las puertas de los colegios denunciando los recortes del PP. El siguiente destino de la campaña informativa del PSOE-A serán los centros de salud.

Para que a nadie le resultara casual su presencia, el consejero valenciano se presentó con una declaración de intenciones: "Estamos aquí para ayudaros. Tenemos diez años de experiencia de Gobierno", dijo. Rosado cuestionó ayer todo el modelo sanitario andaluz, incluso las apuestas más señeras de la Junta, como las investigaciones pioneras en ciertas áreas médicas, donde hasta Arenas reconoció logros. "Conozco a Bernat Soria, un valenciano afincado aquí. Hace diez años dijo que curaría la diabetes y hoy sigue siendo un problema. La sanidad pública no puede apoyarse en la falsa investigación", dijo el consejero. Rosado habló de una "administración más ágil y empresarial" que, en la Comunidad Valenciana, ha permitido "alcanzar los mismos resultados que el resto de regiones pero con menos dinero". El consejero acusó al PSOE de "doble moral" por reprochar a las regiones del PP que privatice la sanidad pública, cuando en Andalucía también hay hospitales cofinanciados con dinero público y privado.

Menos camas. La fotografía de Arenas junto al consejero Rosado, ayer en Sevilla, es arriesgada, porque los socialistas andaluces no tardarán en atacar al PP-A con la situación sanitaria de Valencia. Hace menos de una semana, la Consejería de Sanidad valenciana presentó el plan de optimización de camas hospitalarias. Se trata de una medida "coyuntural" que viene motivada por la crisis. Según la Generalitat, esto servirá para "mejorar la eficiencia" del sistema y "optimizar los recursos", y según el PSOE valenciano y los sindicatos, el plan implica el cierre de 262 camas en hospitales públicos, con lo que el Gobierno valenciano espera ahorrar 84.460 euros al día, 2,6 millones al mes (el coste diario de la disposición de una cama hospitalaria es de 300 euros al mes). La teoría del PP valenciano es que un modelo de sanidad "preventiva" y la reducción de la estancia del paciente hacen menos necesarias las camas en hospitales.

Arenas clausuró la convención sanitaria organizada por el PP-A, sin aceptar preguntas de los periodistas, y en su discurso final denunció un "recorte sanitario" de la Junta de 3.600 millones en tres años, 1.154 a empresas farmacéuticas y 2.100 a empresas de tecnología sanitaria. Los "recortes made in Griñán", dijo, que consiste en "recortar un presupuesto y ordenar como indisponible dicho presupuesto". El líder popular anunció que fusionará las consejerías de Salud y Asuntos Sociales si gana las elecciones, dejará la gestión de los hospitales en manos de los funcionarios, reformará la atención primaria y permitirá la jubilación voluntaria de médicos hasta los 70 años.

Por encima de las políticas sectoriales, la máxima de Arenas sigue siendo la misma: la gestión está por encima de la política, y el sentido común por encima de las diferencias ideológicas. "El 90% de las decisiones de Gobierno no son del PP o del PSOE, son de sentido común", repite como un mantra.

  • 1