martes, 20 noviembre 2018
12:12
, última actualización
Local

Arenas gana pero la subida de IU da alas a un gobierno de izquierdas con el PSOE

El PP se queda a cinco escaños de la mayoría absoluta. El PSOE aguanta con 47 escaños que, sumados a los de IU, 12, forman un gobierno de izquierdas en la comunidad autónoma.

el 25 mar 2012 / 20:54 h.

TAGS:

Javier Arenas (c), saluda a los simpatizantes que han acudido a la sede de los populares en Sevilla.

Con todo a favor, con un PSOE vapuleado por la crisis y con el lastre del caso de los ERE fraudulentos. Pero, pese a todo, Javier Arenas no ha logrado la mayoría aplastante con la que soñaba y que, según todas las encuestas, parecía tener más que amarrada. Gana, sí, pero la subida espectacular de Izquierda Unida da alas a un gobierno de izquierdas con el PSOE. Pierde su cuarto asalto a la Presidencia de la Junta de Andalucía. La izquierda andaluza resiste el envite de los populares, que comenzó su escalada con las municipales y se afianzó con la victoria de Rajoy el pasado 20 de noviembre.

El PP ha logrado 50 escaños, tres más que hace cuatro años, pero la subida se antoja insuficiente para impedir un probable gobierno de izquierdas en Andalucía. Las encuestas vaticinaban hasta 10 puntos de diferencia entre los populares y los socialistas. Finalmente, y con casi el 100% de los votos escrutados, ésta es solo de un uno por cierto.

El PSOE, contra todo pronóstico, mantendrá muy posiblemente el Gobierno de Andalucía siempre y cuando cuente con el apoyo de Izquierda Unida, sin duda la fuerza política que ha triunfado en estos comicios. Con 12 diputados, ha doblado sus resultados de hace cuatro años. Los partidos minoritarios como UPyD y PA no logran entrar en el Parlamento andaluz. El primero logra un 3.35% de los votos (127.140) y el PA, un 2.51% (95.449).

El PP ha amarrado 189.913 votos más. El PSOE se ha dejado en el camino en estos últimos cuatro años un total de 678.860. La formación de Diego Valderas ha sumado 113.900 apoyos más. El vídeo de los socialistas en el que comparaban a Andalucía con la aldea gala de Asterix y Obelix resultó ser premonitorio. La marea azul traspasa Despeñaperros pero no parece que vaya a inundar San Telmo.

La participación se ha quedado en el 62,17%, algo más de doce puntos menos que en 2008, cuando las andaluzas y las generales coincidieron. Uno de los datos que los partidos políticos tendrán que analizar con detenimiento es la alta abstención, un 37,80% frente al 27,33% de hace cuatro años. Los primeros análisis apuntan a un hartazgo de los ciudadanos después de que en los últimos diez meses hayan tenido que acudir a las urnas en tres ocasiones. 

El primero en comparecer ante los medios de comunicación ha sido el coordinador general de IU, Diego Valderas, que visiblemente emocionado, ha agradecido el apoyo a los andaluces, a los que ha asegurado que no defraudará.

Javier Arenas, el ganador de las elecciones, salió al balcón de la sede de la calle San Fernando, acompañado por la plana mayor del partido en Andalucía, para agradecer el resultado. No obstante, la cara de su mano derecha, Antonio Sanz, resumía el estado de ánimo de los populares: se han quedado con la miel en los labios. Tienen muy difícil, por no decir imposible, conquistar San Telmo. En declaraciones a la Cadena SER, Sanz ha afirmado que ahora es el tiempo del "diálogo".

José Antonio Griñán, candidato del PSOE y presidente de la Junta, ha sido el último en comparecer. "Hemos vuelto a darle la vuelta a las encuestas", dijo ante un aforo enfervorecido, ante el que recordó a un histórico del partido ya fallecido, Alfonso Perales. En su alocución no ha olvidado lanzar los primeros mensajes cifrados a IU, a la que felicitó por sus "excelentes" resultados.

 

  • 1