Local

Arenas rechaza hacer 'pinza' con IU y PA si no es la lista más votada

Javier Arenas, candidato del PP a la Junta, aseguró ayer que sólo gobernará Andalucía si vence en votos el 9 de marzo. Descartó un gobierno de concentración de PP, IU y PA que arrebate a los socialistas la presidencia. "No se puede hacer un gobierno de perdedores", zanjó. El presidente del PP andaluz rechazó la idea de un gobierno de concentración. Foto: José Manuel Cabello.

el 14 sep 2009 / 23:28 h.

TAGS:

Javier Arenas, candidato del PP a la Junta, aseguró ayer que sólo gobernará Andalucía si vence en votos el 9 de marzo. Descartó un gobierno de concentración de PP, IU y PA que arrebate a los socialistas la presidencia. "No se puede hacer un gobierno de perdedores", zanjó.

El presidente del PP andaluz y candidato a la presidencia de la Junta rechazó ayer, durante Los Desayunos de El Correo patrocinados por Azvi, la idea de un gobierno de concentración que desbanque al PSOE. Su victoria, aseguró, deberá producirse en las urnas. Ahora bien, si el PP gana, aún sin mayoría absoluta, deberá gobernar, defendió. Si eso fuera el escenario, el 10 de marzo el primer partido que recibiría una llamada para formar gobierno sería el PSOE, garantizó el líder popular, que confió en que ocurra lo mismo en el ámbito nacional.

El líder del PP andaluz y ex ministro de Trabajo opta por tercera vez a la Presidencia de la Junta de Andalucía y de nuevo se medirá con Manuel Chaves. Desde que el PP perdió las elecciones en 2004 y Mariano Rajoy le encomendó de nuevo Andalucía, Arenas ha recorrido cada rincón de la comunidad desgranando sus "recetas para el cambio". Ayer de nuevo repasó los grandes ejes de su programa electoral con la economía y el empleo, la educación o la cohesión territorial como protagonistas de sus propuestas.

Un programa para un cambio "tranquilo, sin rencores ni revanchismo" que cuenta con tres avales, según el candidato popular. Por un lado la política que aplicó el PP en sus ocho años de gobierno en España, con 5 millones de empleos creados. Por otro, la gestión de los 150 alcaldes del PP en Andalucía. Arenas ha aprovechado el "tirón" de sus regidores y ha llenado de munícipes sus listas. Y por último, el aval de los gobernantes del PP en otras comunidades que han convertido en "pioneras" en España.

"Andalucía ha mejorado en los últimos 25 años. Marruecos también", apostilló Arenas para defender que su discurso no es "catastrofista" sino que, a su juicio, la comunidad no converge al ritmo que debería para salir del furgón de cola. El candidato del PP se comprometió a aligerar la administración, reducir altos cargos, transferir competencias y recursos a los ayuntamientos y eliminar la burocracia en la creación de empresas. Su promesa: un tope de una semana para emprender una actividad empresarial.

Ante un foro eminentemente económico y político en el hotel Alfonso XIII, el candidato popular garantizó que "la página nacional está terminada". Su trayectoria política, gane o pierda, se cerrará en Andalucía. Si el PSOE vence de nuevo el 9 de marzo, Arenas aseguró que el futuro del "centro político" en Andalucía "está garantizado". El partido no sufrirá otra sacudida, vino a decir Arenas, porque ya está "muy renovado" con un 62% de caras nuevas en las listas electorales. Su segundo espada, Antonio Sanz, y los alcaldables o alcaldes Juan Ignacio Zoido, José Antonio Nieto, Ángeles Muñoz, José Luis Sanz, Carlos Rojas o Santiago Pérez, aparecieron en su discurso como garantía del futuro del PP andaluz.

Arenas, que intencionadamente abusó del verbo "centrar" en su discurso, eludió entrar en la pugna Gallardón-Aguirre y avaló como un "gran fichaje" la llegada de Manuel Pizarro al PP. El dirigente del PP andaluz eludió valorar si el partido ha perdido con el alcalde de Madrid lo que perdió en Andalucía con la marcha de Manuel Pimentel. "El carácter centrista y reformista del Partido Popular no está en función de las personas que vayan en las listas", concluyó.

  • 1