martes, 23 abril 2019
23:43
, última actualización

Arenas reta a Griñán a un careo en el debate del Presupuesto

El presidente del PP-A, Javier Arenas, avanzó ayer la que será su estrategia de confrontación contra el Gobierno en el próximo debate de Presupuestos.

 

 

el 05 nov 2009 / 21:11 h.

El líder del PP-A, Javier Arenas, escudado por Sanz y Oña.

El presidente del PP-A, Javier Arenas, desplegó ayer cuál será su guión ante el debate de Presupuestos que acogerá el Parlamento la próxima semana y que él mismo protagonizará como viene haciendo los últimos años. Si el año pasado trató de debatir, sin éxito, con Manuel Chaves y se vio frente a frente con el entonces consejero de Economía, hoy quiere que sea precisamente José Antonio Griñán quien asuma el debate. Arenas consideró que "es una exigencia con un millón de parados que sea el presidente de la Junta quien salga a debatir" y aseguró que lo contrario sería "un capítulo más de la rendición del Gobierno ante la crisis económica".

El PP iniciará "una intensa campaña" de buzoneo por los hogares andaluces para explicar "las mentiras" del Presupuesto. Ante un PP que lleva días ahogado por la crisis interna, Arenas dio un toque y aseguró que toca "trabajar" y "demostrar que hay alternativa". El líder regional, que a su vez ocupa una vicesecretaria nacional, no ocultó su interés por mantener al PP andaluz al margen de las batallas internas de Madrid o Valencia y -tras defender el liderazgo de Mariano Rajoy- avisó a los suyos de que en Andalucía "cuando el PP está tocando la Junta con la yema de los dedos, no se puede perder ni un minuto en luchas estériles".

Arenas no dejó sin descalificar ni un número del Presupuesto, al que acusó de tener "mucho maquillaje". Unas cuentas ante las que "por vergüenza torera" el Gobierno debería presentar su "renuncia" y en las que se pretende, en alusión a la cofinanciación público-privada de obras públicas, "que las asfixiadas empresas se conviertan en banqueros de la Junta". La diana de las críticas fue la deuda histórica. 784 millones que no vienen en el Presupuesto de Zapatero y que la Junta ha consignado, en parte, a inversiones. "Es una traición al Estatuto", dijo.

  • 1