Local

Arenas se erige en pieza clave en el PP de Rajoy pero descarta volver a Madrid

Pese a su derrota y a que no ha conseguido desestabilizar la mayoría absoluta del PSOE, Javier Arenas se ha erigido en pieza clave del PP de Mariano Rajoy. Sin embargo Arenas y su entorno aseguran con rotundidad que la página nacional del popular está cerrada.

el 15 sep 2009 / 01:37 h.

TAGS:

I.Morillo / I. Carretero

Pese a su derrota y a que no ha conseguido desestabilizar la mayoría absoluta del PSOE, Javier Arenas se ha erigido en pieza clave del PP de Mariano Rajoy. Sin embargo Arenas y su entorno aseguran con rotundidad que la página nacional del popular está cerrada. "Hará valer el peso del PP andaluz en Madrid pero no tendrá un puesto relevante en la nueva dirección", afirman.

¿Ocupará Javier Arenas la secretaría general tras el Congreso nacional que el PP celebrará el próximo junio? El no es firme y rotundo si se consultan fuentes de la ejecutiva del PP andaluz. "Está absolutamente descartado", asegura un miembro de la dirección andaluza. El dirigente popular, según su entorno, continuará su carrera en Andalucía para dar el salto "definitivo" a la Junta en 2012. "La página nacional está cerrada", zanjan.

La intensidad del no baja si la consulta se traslada a Génova. En Madrid admiten que la conexión entre Mariano Rajoy y Javier Arenas en estos momentos es total y recuerdan que el dirigente andaluz ya ocupó con éxito, desde 1999 a 2003, la Secretaría general del partido. Pero la pregunta desde la capital surge de forma casi inmediata: "¿No sería caminar hacia atrás el camino recorrido en Andalucía?". Algo así como desvestir un santo para vestir otro.

Aparte del reconocimiento público que Rajoy dedicó a Arenas en su intervención el pasado martes ante el Comité nacional -fue al único barón que citó de forma expresa-, la complicidad entre ambos se hizo aún más palpable a puerta cerrada. Allí Rajoy ejerció como buen gallego y felicitó al andaluz "por los resultados y porque sí", según algunos de los presentes. Tras ese "porque sí", según fuentes del PP, se esconde la importancia que Rajoy otorga al hecho de que Arenas cogiera su maleta desde Madrid en 2004 y se viniera a Andalucía a lidiar de nuevo con "un hueso muy duro de roer". No es nuevo. Durante la proclamación de Arenas como candidato, el pasado septiembre, el presidente nacional del PP agradeció a Arenas que aceptara en 2004 dar un paso atrás y volver a Andalucía. "Es un valiente porque podría haberse apuntado a lo que era más fácil", dijo. Muchos en el entorno de Arenas apuntalaron entonces, cuando el nombre de Rodrigo Rato volvía a sonar con fuerza: "Unos se fueron a Washington y otros a Ogíjares y eso debe tener su recompensa".

No sería difícil pensar que esa recompensa podría traducirse en una vuelta de Arenas a la nueva dirección de Rajoy. El argumento de más peso que proporcionan desde el PP andaluz para anular esa posibilidad es que Arenas no quiere y que Rajoy lo comprende, porque sería perder lo ganado en Andalucía. Ocurra lo que ocurra en junio, el mensaje que insisten en trasladar fuentes próximas a Javier Arenas es que éste va a quedarse en Andalucía y ejercerá la oposición a Manuel Chaves en el Parlamento. "Javier es una persona clave, de la máxima confianza de Rajoy y es verdad que el PP andaluz ha ganado peso después de haber subido diez escaños", señala un dirigente de los populares andaluces.

El PP ha sabido como nunca revestir de triunfo la victoria del PSOE en Andalucía por mayoría absoluta tras 26 años. Pero lo cierto es que la influencia que ha ganado Arenas no se debe a este resultado sino a otros muchos factores que se han conjurado para posicionar al andaluz como uno de los pocos veteranos del PP curtidos con Aznar que no se han quemado en la etapa dura de Acebes y Zaplana. Y en casi el único de la quinta política de Rajoy en quien éste confía. Además los dos irán, si son candidatos en 2012, a por su tercer y cuarto intento.

  • 1