viernes, 26 abril 2019
14:26
, última actualización
Cultura

Arreando a contrarreloj

Capcom sigue aportando juegos sólidos a la 3DS en busca de jugadores menos casuales. 

el 13 jul 2011 / 20:45 h.

Después del aclamado Street Fighter IV, Capcom vuelve a aportar su segundo granito de arena a los títulos que van llegando a las 3DS. La compañía, una fiel adepta a la marca Nintendo, ha elaborado un juego con el que empieza a sacar brillo a la 3DS. Debido al éxito obtenido con el modo Mercenarios de Resident Evil 4 y 5, Capcom ha extraído esta modalidad de juego tanto en enemigos como en escenarios. Una mecánica de juego divertida y diferente en la que una de las novedades será ir a buscar a los enemigos ya conocidos, como son los infectados españoles y africanos de Resident Evil 4 y 5, abatiéndolos en un tiempo limitado.

El primer nivel sirve, a modo de tutorial , para hacerse con el control del personaje tanto en la manera de moverse y desplazarse por los escenarios como en el manejo de las armas. Cuatro personajes iniciales, los hermanos y líderes contra las hordas de zombis Chris y Claire Redfield, la rescatada heroína Jill Valentine y Hunk.

Posteriormente se podrán desbloquear cuatro personajes más. Todos ellos con funciones y armas diferentes que se irán mejorando en el discurrir de la partida. En la parte de los enemigos el acabado de los infectados es de lujo, pero no le salva el que sean repetitivos y clonados desde un principio y que incluso uno espera a modo jocoso que le salgan las trillizas que le hacían coro a Julio Iglesias para poder aniquilarlas. Muestran unos movimientos que parecen haber sido extraídos de la carrera de camellos de una atracción de feria.

Quizás sea por tener que ir a buscarlos, pero quedan un tanto absurdos a la hora de verlos moverse por el escenario hasta la llegada de enemigos con más enjundia como son Ejecutor, con una hacha terrorífica, o Popokarimu, con su sangrienta sierra mecánica.

Pero unas de las claves para ganarle tiempo al tiempo será buscar el equilibrio del personaje que parece una gota de aceite meciéndose en un tarro de agua con la rápida ejecución que se tenga para apuntar y disparar.

Esta acción interruptus hace perder frescura e intensidad y obliga al jugador a reconocer en cada prueba una acertada estrategia que pasa por el reconocimiento palmo a palmo del terreno para poder ganar ítems de juego como son las armas, munición y tiempo extra de vida, entre otros. Superado este trance, solo queda avanzar por la treintena de aterradoras misiones luchando contra el horror en una continua supervivencia.

La pantalla táctil de la consola agrupa todos los iconos necesarios para poder cambiar las armas y los objetos. Además, tocando el minimapa se podrá controlar la cámara del juego. En los extras del juego se incluye una demo exclusiva del título Resident Evil Reveletions, que llegará en el próximo año a 3DS y que promete, por lo visto en este sexto capítulo de la saga, menos acción y más exploración dentro de este survival de horror. n

  • 1