martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Arrestado un quiosquero de López de Gomara por abusos a menores

El quiosquero de Triana que denunció que el domingo le habían agredido dos hombres armados con un cuchillo, y contó un rocambolesco episodio que incluía a bandas de niños que le robaban golosinas, fue detenido el jueves acusado de una docena de casos de abuso sexual contra niños y niñas de entre 7 y 14 años. Foto: José Manuel Cabello.

el 15 sep 2009 / 21:35 h.

TAGS:

El quiosquero de Triana que denunció que el domingo le habían agredido dos hombres armados con un cuchillo, y contó un rocambolesco episodio que incluía a bandas de niños que le robaban golosinas, fue detenido el jueves acusado de una docena de casos de abuso sexual contra niños y niñas de entre 7 y 14 años.

Francisco Javier F., el novio de Gema, dueña del quiosco de la esquina de Pagés del Corro con Evangelista, ya estaba siendo investigado por realizar tocamientos a una docena de niños y niñas antes de denunciar que había sido atacado, y le constan además varios antecedentes por malos tratos, incluida una orden de alejamiento de una ex novia. También fue detenido por conducción temeraria y atentado contra un agente de la Guardia Civil y se le abrieron diligencias por haber inducido al suicidio a una persona.

El joven se quedaba a veces a cargo del puesto, situado frente al colegio Inspectora Elena Canel y al Instituto Bécquer, y muy cerca de los Salesianos de Triana, por donde pasan estudiantes cada mañana. A veces regalaba a los críos golosinas de su quiosco de prensa, para ganarse su confianza o hacer que se acercasen a él, lo que aprovechaba para realizar los tocamientos que la Policía investiga como posibles delitos de abusos sexuales y corrupción de menores. Al grupo de Menores (Grume) de la Policía Nacional le constan siete denuncias por hechos similares, según confirmó el jueves la Jefatura Superior de Policía.

A bombo y platillo. Lo llamativo del caso es que el hombre, cuando el domingo sufrió una agresión en la que según su relato lo amenazaron con un cuchillo y golpearon a su novia, decidió denunciarlo a bombo y platillo. Contó él mismo a la numerosos medios de comunicación que sospechaba que los agresores eran los padres de unos niños a los que él había reprendido por robarle golosinas, e incluso se refirió a que había escuchado acusaciones sobre abusos sexuales.

La Policía Nacional aclaró el jueves que es posible que los agresores sean efectivamente padres de niños que habían tenido relación con Francisco Javier, pero el motivo no eran las chucherías: los críos, una niña de siete años y una decena más de entre 10 y 14 años, tanto niños como niñas, denunciaron las insinuaciones y tocamientos del joven, que fue detenido a las nueve de la mañana y trasladado a los calabozos de la Policía Nacional.

Estaba a punto de entrar en directo en un programa de televisión. Probablemente no sea trasladado ante el juez que lleva el caso hasta hoy o incluso mañana, ya que las diligencias que se siguen contra él son complejas. Su actitud no deja de recordar a la de Santiago del Valle, que acusó a un profesor de su hija de los abusos sexuales que él mismo cometía contra la niña, en un intento de desviar la atención.

  • 1