Local

Arrestan a otro menor por el caso de Roquetas

Mientras el autor material del apuñalamiento de Ousmane Kote sigue en paradero desconocido, la Guardia Civil detuvo a un segundo menor presuntamente implicado en la pelea que acabó con su vida. Nueve arrestados por los disturbios posteriores están en libertad con cargos y uno permanece en prisión.

el 15 sep 2009 / 11:32 h.

TAGS:

Mientras el autor material del apuñalamiento de Ousmane Kote sigue en paradero desconocido, la Guardia Civil detuvo ayer a un segundo menor presuntamente implicado en la pelea que acabó con su vida. Nueve arrestados por los disturbios posteriores están en libertad con cargos y uno permanece en prisión.

Tras la detención el martes de un joven marroquí de 17 años, la Guardia Civil arrestó ayer a otro menor español por su presunta implicación en la reyerta que desembocó en el asesinato de Kote el pasado sábado por la noche en la barriada de las 200 viviendas de Roquetas de Mar (Almería).

Fuentes de la investigación revelaron a Europa Press que ambos están detenidos por su supuesta participación activa en la pelea que, al parecer, se desencadenó entre el presunto homicida -que sigue en busca y captura- y un vecino de origen subsahariano porque al parecer, el primero estaba haciendo mucho ruido y el segundo le arrojó un cubo de agua. La víctima trato de mediar entre ellos y se produjo una reyerta en la que participaron los dos detenidos y que dejó mortalmente herido a Kote sobre las once de la noche del sábado. La investigación tendrá que dirimir ahora cuál fue su actuación concreta en el asesinato.

Mientras, los dos últimos arrestados por los disturbios producidos en los días posteriores al suceso, un joven de Ghana y otro de Gambia que se resistió a la autoridad en un control de identificación, fueron puestos en libertad con cargos por la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Roquetas, con la obligación de personarse en el juzgado cada quince días.

El mismo juzgado decretó el martes el ingreso en prisión de un detenido por los disturbios y libertad con cargos para otros siete con medidas cautelares consistentes, según los casos, en la prohibición de salir del país, retirada del pasaporte y obligación de personarse ante la juez cada 15 días.

La consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, calificó ayer de "hechos puntuales y aislados" los disturbios e instó a la colaboración interadministrativa para trabajar en "programas que desarrollen políticas sociales que permitan la mejora de las condiciones de vida en el barrio". Un diagnóstico con el que no coinciden los representantes de las comunidades negra y gitana en España, que denunciaron la "irresponsabilidad" de las administraciones públicas y aseguraron que los sucesos de Roquetas no son un hecho aislado, sino producto de la exclusión y el racismo institucional.

El presidente de la Federación Panafricanista de Comunidades Negras en España, Abuy Nfubea, y la presidenta de la asociación gitana Yerba Buena, Pilar Heredia, suscribieron un documento conjunto y convocaron una marcha en Madrid el próximo 12 de octubre para sensibilizar a la sociedad española para que apoye a estas comunidades.

  • 1