Local

‘Arrivederci’ Berlusconi

El primer ministro italiano dimite ante la alegría de los ciudadanos y deja paso a otro gobierno para evitar la quiebra del país.

el 12 nov 2011 / 21:03 h.

TAGS:

Después de un día interminable para los italianos y de aferrarse al poder hasta el último minuto, su primer ministro, Silvio Berlusconi, presentó su dimisión en la noche de ayer. Sólo lograron echar al Cavaliere las presiones de los mercados y de la Eurozona. Anteriormente, los cinco procesos judiciales por inducción a la prostitución de menores y fraude fiscal no pudieron con él. Pero su carrera política puso ayer el punto y final.

Entre gritos de "¡Payaso!", "A la cárcel" y "¡Dimisión, dimisión!" -incluso una orquesta interpretó el Aleluya de Händel para la ocasión- Berlusconi llegó al palacio del Quirinale para entregar su dimisión al presidente Giorgio Napolitano tras reconocer, en sus últimas declaraciones como jefe de Gobierno, sentirse "dolido" por los miles de romanos que inundaron las calles para celebrar su marcha. Y no sólo en la capital. En el resto de ciudades cientos de personas celebraron el fin político del Cavaliere.

Y es que la Cámara de los Diputados aprobó ayer la Ley de Estabilidad de Presupuestos de 2012, que contiene los ajustes económicos exigidos por la UE, sentenciando así la dimisión de Berlusconi, quien prometió hacerlo después de ratificar las medidas en el Parlamento.

Las iniciativas fueron aprobadas por 380 votos a favor, mientras que el Partido Democrático no participó en la votación. El de Berlusconi, llamado Pueblo de la Libertad ovacionó al Cavaliere en su entrada en la Cámara de los Diputados y le gritaron "¡Silvio!, ¡Silvio!", como gesto de apoyo ante la dimisión que tendría lugar horas después.

No obstante, inmediatamente después, los diputados del partido de Berlusconi mostraron signos de desaprobación y gritaron "¡traidores!" a los diputados del grupo Mixto que ayer mismo abandonaron el partido y que el pasado martes dejaron a Berlusconi sin mayoría en el Parlamento, lo que provocó que el Cavaliere anunciara su dimisión.

Después de la votación, Berlusconi celebró su última reunión como primer ministro con su gabinete y posteriormente se dirigió al Palacio de la Presidencia para presentar oficialmente su dimisión.

Hoy mismo, Napolitano comenzará la ronda de contactos con las distintas fuerzas políticas y sociales italianas para configurar un nuevo Ejecutivo de emergencia, probablemente liderado por el excomisario europeo, Mario Monti, que se perfila como favorito entre los partidos y que mantiene el apoyo del mismo Napolitano para presidir un Gobierno de tecnócratas que saquen a Italia de la crisis económica que atraviesa.

Los únicos partidos que han recelado del nombramiento de Monti han sido Liga Norte y algunos diputados del partido gubernamental, Pueblo de la Libertad, que pretendían conseguir que liderase el Ejecutivo alguien de sus filas.

También el partido Italia de los Valores se mostró contrario a Mario Monti en un principio, aunque posteriormente su líder, Antonio Di Pietro afirmó que tendrán que ver la configuración de este Gobierno para poder confirmar su apoyo.

Mientras, miles de personas se fueron congregando en torno al Palacio de la Presidencia de la República, el Quirinale y la sede del Ejecutivo, el Palacio Chigi, a la espera de que se hiciera pública la noticia.

Según confirmaron fuentes del partido de Silvio Berlusconi, Pueblo de la Libertad, al diario La República, el Cavaliere habría exigido a Mario Monti que el actual subsecretario de la Presidencia, Gianni Letta, permaneciera en su puesto como condición para apoyar al nuevo Ejecutivo de emergencia que tendrá que sacar a Italia de la crisis económica y aplicar las reformas prometidas a la Unión Europea.

  • 1