viernes, 15 febrero 2019
22:29
, última actualización
Local

Arroyo dice ‘no’ a las antenas de móviles

Vecinos de esta calle se movilizan contra los ocho dispositivos que hay en la zona.

el 27 abr 2012 / 19:43 h.

TAGS:

Ocho antenas de telefonía móvil se concentran en tres edificios de pisos que se encuentran a escasos metros de distancia. Sólo en el número 113 de la calle Arroyo hay cuatro dispositivos. Otros dos están instalados en el 84 también de la calle Arroyo y los otros dos han sido colocados en el bloque 64 de Vicente Alanís.

Este jardín de antenas de móviles ha unido a los vecinos de Arroyo que han iniciado una campaña de recogida de firmas para pedir su retirada. Ya tienen el apoyo de las entidades de la zona y de los dos centros escolares que están muy próximos a estas instalaciones: el colegio Al-Andalus y el instituto Antonio Machado, que tanto sus Ampas como sus equipos directivos ya han firmado el escrito para que las torres se retiren. Tienen miedo a que sean perjudiciales para la salud de sus alumnos.

Pero la movilización en contra de estos dispositivos no se ha limitado a recoger firmas para entregarlas en el ayuntamiento. Los vecinos van más allá y ya están planteando realizar una manifestación. Quieren que las administraciones competentes les escuchen y ordenen el desmantelamiento de las antenas. Según los vecinos, cuentan hasta con el respaldo del delegado del distrito San Pablo-Santa Justa, el popular Jaime Ruiz, que les ha prometido acudir a la protesta.

Estas buenas palabras del concejal, sin embargo, de poco sirven porque técnicos de Urbanismo ya han manifestado a los ciudadanos que se están movilizando que las antenas de móviles que hay instaladas son legales y cumplen la normativa vigente, a pesar de que haya ocho dispositivos concentrados en tan pocos metros.

De hecho, la intercomunidad a la que pertenece el bloque 113 de Arroyo hace años, cuando se instalaron las primeras antenas en 2004, realizó innumerables gestiones para que se retirasen, pero no tuvo éxito, a pesar de que estos dispositivos afectan a los moradores de todos los bloques que forman parte del edificio. Es más, según explican los vecinos, la propuesta para instalar las antenas se planteó primero a otro portal que rechazó la iniciativa, "y al final se han instalado cuatro en un único bloque".

Los moradores de este conjunto residencial se quejan también de que, según la Ley de Propiedad Horizontal, cada portal no puede pintar su fachada del color que quiera, "pero en cambio, según dicen, los vecinos de un bloque sí pueden poner antenas de móviles en su azotea sin el permiso del resto de portales".

  • 1