Local

Arte, flamenco, toros y buenas tapas

el 24 feb 2012 / 16:01 h.

TAGS:

Doce años ha cumplido este mes el negocio, un bar simpático, con terraza a una plaza llena de vida y sonrisas de niños, buena barra y salón interior que es una galería de arte donde cuelgan los cuadros de Francisco Rodríguez Vega, el hermano del dueño y autor del cartel de la Velá de Santa Ana de 2004, entre fotos y carteles taurinos y un grabado de P. Escalera, donde figura Belmonte delante de un azulejo con Triana al fondo que David encontró en un contenedor. Al entrar nos reciben cornetas y tambores y es que, ya se sabe: aquí somos más de Cuaresma que de carnaval y ya se palpa en el ambiente la víspera de las vísperas. No en balde David es costalero desde los 14 años.

Los Vega reorganizaron la cofradía de los Gitanos en San Román tras ser incendiadas las imágenes y destruido el templo durante la Guerra Civil, su tío Juan Vega Niño fue fundador de la cofradía del Polígono San Pablo, donde tantos trianeros de los corrales de vecinos encontraron pisos modernos gracias a la labor de Utrera Molina, su tío le metió el gusanillo del costal.

Metiéndonos en faena culinaria hay que decir que la carta de tapas es variada y completa. La cocina de Sebastián Aguilera es, básicamente, casera. Todos los días hay guisos de cuchareo, como bien cantan las pizarras del local: lo mismo un potaje de garbanzos, que una caldereta de venao o unas albóndigas de ternera; las raciones son generosas y están entre los 2,00 y los 2,50 euros, lo que es muy de agradecer en los tiempos que corren. Hay medias raciones (6,00/6,50 €euros) y raciones (7,00/9,00 euros). Se trabaja también la brasa, de donde salen tapas de lagarto ibérico (3,50) un corte, fina tira de carne pegada al costillar del cerdo que empieza a ser conocido y valorado en Sevilla. Probamos un picantón chorizo criollo a la manzanilla, con ajito frito y presentado en una original perolita. También unos champiñones con cuatro salsas, donde el chef desarrolla un poco su creatividad, con una muy buena creación, el mexicanito, que es un champiñón con carne picada y queso fundido por encima, muy bueno. Originales también las tortillitas de gambas, de fina masa, con la misma técnica de las típicas tortillitas de camarones o de bacalao, pero con gustosas gambas en este caso. Espectacular la fuente de chanquetes con pimientos rojos y huevo frito. Para mojar en tan buenas tapas pan de La Algaba.

La cerveza está fría y bien tirada. Y en el apartado vinos podemos copear varias opciones. En Rioja tenemos un fácil y fresco Viñafiel Cosecha Duero, a 2,20 la copa de cada. En blancos podemos optar por Cádiz, Castillo de San Diego o por Sevilla, Fragata, dos clásicos de nuestras barras, a 1,20 euros la copa.

La elaboración de buenos productos caseros no se queda en las tapas, también los postres se hacen en la casa. Es el momento de disfrutar de unas sabrosas torrijas bien empapadas en vino y sin ese almíbar acuoso de algunas confiterías. Éstas tienen la justa melosidad. Pero hay que hacer mención aparte de los magníficos pestiños trianeros de la señora Vega, que aprendió allí en su calle Rocío, muy cerca del Altozano, a hacerlos de su madre, y se los trajo a Rochelambert para que su hijo David nos los pudiera ofrecer a todos los que por su local recalamos y disfrutar de este trozo de Sevilla hecho pañuelito goloso para nuestros días más grandes.

La Ficha:

  • Propietarios: David Rodríguez Vega.

  • Dirección: C/ Espalda Puerto Envalira, 8 y 10.Teléfono: 954 645 319.Horario: De 07:00 a 00:00 ininterrumpidamente de martes a domingo. Cierra lunes.
    Precio medio tapas: de 2,00 a 2,50 euros. 

  • Caña de cerveza: 1,10 euros.Vinos: TINTO, de 1,20 a 2,20 euros. BLANCOS, 1,50 euros.

  • 1