Local

Asenjo invita a apagar el televisor para evitar ser "arrollados" por criterios paganos

el 01 dic 2010 / 11:26 h.

TAGS:

El arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, ha  invitado a los fieles a "apagar el televisor o no encenderlo" para  que evitar que les "arrollen los criterios paganos e, incluso,  anticristianos" que los medios de comunicación transmiten "en  ocasiones".  

En su carta pastoral de la semana, esta vez con motivo de la  llegada del Adviento, Asenjo advierte de que se trata de un tiempo  alegre y de esperanza, pero también de "vigilancia" cristiana. Esta  vigilancia, en su opinión, no es "vivir bajo el temor de un Dios  justiciero y vengativo que está esperando nuestros errores o pecados  para castigarnos", sino "una actitud positiva" que sirve, entre otras  cuestiones, para "saber distinguir los valores auténticos de los  aparentes".  

El arzobispo considera que los medios de comunicación, en muchos  casos, "difunden modos de pensar y de actuar que nada tienen que ver  con los auténticos valores humanos y cristianos", de ahí que  recomiende a los fieles una "actitud crítica" ante lo que ven,  escuchan o leen y una "independencia de criterio ante los mensajes  contrarios al Evangelio con que, de forma directa o indirecta,  agreden los medios de comunicación".

"Esta actitud crítica muchas veces nos deberá llevar a apagar el  televisor o no encenderlo, para que no nos arrollen los criterios  paganos e, incluso, anticristianos, que en ocasiones los medios nos  brindan", insiste.

Asenjo asegura también que esta vigilancia es necesaria para no  debilitar la conciencia moral de los cristianos, así como para  conservar "una conciencia recta que distingue el bien del mal, lo  justo de lo injusto, lo recto de lo torcido". De lo contrario,  advierte, "la conciencia puede endurecerse hasta perder el sentido  moral, el sentido del pecado", lo que es "un peligro real para los  cristianos de hoy".  

Ante tales 'peligros', el arzobispo recomienda la confesión  frecuente precedida de un examen sincero de conciencia, y el examen  de conciencia diario para ponderar la fidelidad del cristiano al  Señor. "Son la mejor garantía para mantener la tensión moral y la  delicadeza de conciencia", apostilla.  

  • 1