martes, 11 diciembre 2018
14:02
, última actualización
Economía

Así será el mobiliario de la torre Pelli

Las más de 100 piezas de bancos y ceniceros más el pavimento peatonal cuestan 700.000 euros

el 16 ene 2015 / 10:50 h.

TAGS:

bin_33776374_con_16644092Las obras del complejo de la torre Pelli encaran su recta final, de ahí que ya se haya elegido desde el pavimento de la zona peatonal hasta el mobiliario que se dispondrá sobre las cubiertas de los edificios a los pies del rascacielos. La promotora de la obra, la sociedad Puerto Triana de Caixabank, contrató para todo esto a la empresa catalana Escofet1886, una reconocida firma que le facturó alrededor de 700.000 euros por 16.000 metros cuadrados de adoquines de cuatro colores y más de cien piezas de mobiliario urbano, tanto para la zona exterior como bancos para el mirador que corona el rascacielos de 180 metros del arquitecto César Pelli. bin_33776371_con_16645330Así lo explicó a esta redacción el delegado de Escofet 1886 para Andalucía, César Pinilla, quien detalló que su empresa se encarga de la fabricación y distribución de estos elementos, no de la instalación, que la realiza otra empresa. En cuanto al pavimento, los adoquines tienen «forma de hache redondeada de cuatro colores: tonos albero claro y oscuro y también teja, claro y oscuro. La intención es colocarlos de forma difuminada», indicó Pinilla. En concreto, éste será el pavimento de toda la zona peatonal, por eso tiene un espesor de ocho centímetros, ya que si fuera para tráfico rodado sería más recomendable un grosor de diez centímetros. bin_33776363_con_16645326En cuanto al mobiliario urbano, el responsable de Escofet 1886 en Andalucía comentó que los bancos han sido especialmente diseñados por la dirección facultativa para este proyecto en la Isla de la Cartuja. Con estos bancos, en la zona peatonal de la calle, «se harán parterres enormes, un óvalo grande». El modelo elegido es el Sócrates, un asiento tipo cubo «y de cenicero», apostilló Pinilla. Estos bancos, todos, serán de hormigón armado, lo que evita que sean objeto de actos vandálicos que los puedan inhabilitar. «Materializado en piedra artificial, este prisma de volumen compacto se apoya sobre el terreno mediante un zócalo rebajado que salva la exactitud geométrica y al mismo tiempo lo hace levitar», explican desde la empresa. Los arquitectos Garcés-Soria realizaron el diseño de Sócrates junto a Escofet en la época que Barcelona fue nominada como ciudad olímpica. Destaca también que los arquitectos sevillanos Cruz-Ortiz diseñaron los modelos Abril, Mayo y Mayo Circular, así como MBM con Barana. «Estos diseños, rigurosos y sencillos en su formulación, pertenecen a la nueva generación de elementos neutrales, abstractos y de uso universal», según la firma. A simple vista, cubos de asiento. En la zona alta de la torre, en el mirador, Escofet 1886 también pondrá su mobiliario: «Cinco bancos que forman un óvalo con una jardinera en el centro, en el respaldo». Esta empresa catalana de casi 129 años de historia ha trabajado en los últimos tiempos en proyectos como las cuatro torres de Madrid, el campus madrileño de Repsol del arquitecto Rafael de la Oz, la torre Agbar de Barcelona, el Puerto de Valencia para la Copa América, la Basílica de la Sagrada Familia o la plaza Milenium de Valladolid. Por otro lado, los trabajos en el complejo de Caixabank se centran ahora, en el interior de la torre, en el vestíbulo, mientras que fuera el tajo está en la fachada acristalada de los edificios podio y en su cubierta vegetal, además, resta la reurbanización de toda la zona, mientras que las obras del Caixafórum –adaptado al complejo de Pelli por el arquitecto sevillano Vázquez Consuegra– que se instalará al otro extremo del rascacielos aún no han comenzado, aunque se anunciaron para finales de noviembre. Otra empresa catalana, Paimed, ha sido la encargada de la instalación de las láminas sobre las que ya se ha plantado la cubierta vegetal de los edificios podio. Unas láminas para evitar filtraciones con geotextiles, materiales drenantes y sistemas de fijación. En total, estas cubiertas verdes acaparan 16.000 metros cuadrados, en los que ya se pueden ver palmeras plantadas, entre otras especies. Un paisaje urbano diseñado por Diana Balmori, quien ha introducido cambios en el proyecto original para, entre otras cosas, convertir «en esculturas las chimeneas que asoman de las azoteas verdes», como así lo explicó a esta redacción en noviembre. La constructora Dragados es la encargada de terminar el proyecto de César Pelli, si bien ésta subcontrató a Magtel y a la sevillana Azvi para, en el caso de esta última, echar la tierra y plantar, es decir, ejecutar el diseño paisajístico de Balmori.

  • 1