martes, 18 diciembre 2018
11:29
, última actualización
Cultura

Así suenan cinco siglos de vaivenes

Raúl Rodríguez presenta hoy en Morón su primer disco en solitario, ‘Razón de son’

el 14 feb 2015 / 12:34 h.

Sevilla 27-10-14<br />

Raul Rodriguez en El Correo de Andalucia<br />

FOTO: Jesus Barrera Cuando Raúl Rodríguez (Sevilla, 1974) vio por primera vez a alguien tocando el tres cubano, en concreto a Faustino Oramas El Guayabero en una visita a Sevilla en 1994, todavía no podía imaginar que estaba llamado a revolucionar este instrumento. Dos décadas después, y tras foguearse pacientemente en formaciones como Caraoscura, Son de la Frontera, la banda deKikoveneno o la de su madre, Maribel Quiñones Martirio, el músico lanza su primer disco en solitario, Razón de son (Fol Música), donde explora las conexiones entre la música caribeña y lo jondo. Hoy lo presentará (21.00) en el Teatro Oriente de Morón. Su primer tres se lo agenció cuando Martirio giró con Compay Segundo, hacia el 97, «y con ese me fui a Morón», recuerda. El que toca ahora es una patente propia, «un tres flamenco hecho en triana por Andrés Domínguez, con cuerdas de guitarra flamenca y laúd español», explica Rodríguez. Sus credenciales son claras: «Soy un músico flamenco de frontera, de ese punto donde termina el flamenco y empieza la música del mundo, con la tradición de lo que se ha hecho en mi casa, de Veneno, Pata Negra, la escuela sevillana más creativa», enumera orgulloso. El intérprete cita a Goethe («Mientras uno no se decide, todo son vacilaciones») para recordar cuándo se animó a emprender su propia aventura en solitario. Fue a principios de 2013, cuando recibió la llamada del festival Etnosur interesándose por el proyecto que se traía entre manos. Un trabajo de sólida base teórica –Rodríguez es licenciado en Geografía e Historia y Antropología– y enriquecido por una considerable familiaridad con los escenarios. «Si no me hubieran empujado ellos, habría tardado seguramente dos décadas más», bromea. Bendito empujón. «Después de 20 años acompañando a gente que canta y compone muy bien, se me antojaba una labor de superhéroe», evoca Rodríguez. «La creación es difícil, pero también necesaria para completar todo el trabajo de investigación dirigido a comprender qué hay de música afroandaluza en nuestra herencia», añade. «Defiendo que la creación es la madre de la tradición, y no al contrario», prosigue el sevillano. «He disfrutado mucho recuperando estrofas antiguas, la endecha, la seguiriya antigua, la décima que ya se usaba en el Siglo de Oro, aunque en Europa al final el romance ganara la competición», comenta antes de conjeturar sobre el germen de esta estructura métrica, que algunos atribuyen a Vicente Espinel y otros a Juan de Mal Lara, y hasta a Lope de Vega. Lo cierto es que Rodríguez se apasiona con todos estos aspectos, que demuestra dominar. Solo así se atrevió a componer sobre metros con más de 500 años, pero proponiendo un discurso actual. «Meterte ahí es como retroceder hacia el futuro. Ver lo que fuimos nos permite asomarnos a lo que podemos llegar a ser», asevera. «Cuando empecé me preguntaba, ¿qué canto?. Recordé que era licenciado en Antropología Cultural, que me hubiera gustado hablar de muchas de estas cosas en un aula, pero no tenía plaza. Así que me pareció que podía plantear mi trabajo como un temario, hablar del fandango y su origen indiano, de un negro libre sevillano... Y de paso explicarme a mí mismo cómo se hace una canción». Sobre el tan cacareado discurso purista, Rodríguez piensa que «está bien que haya una tendencia conservadora, complementada con una permisividad para la creación. La máquina creativa tiene que seguir, de lo contrario corremos el riesgo de que se petrifique la música. Otra cosa distinta es que huyamos hacia delante: yo prefiero ahí una vuelta atrás, ver ese tejido de cruces, la mezcla racial, rítmica, gitana, morisca, negra, que nos define. La música andaluza es parte del caribe afroandaluz, deSevilla y Cádiz, Buenos Aires y Louisiana. Es el resultado de 500 años de barcos», apostilla Raúl Rodríguez, quien con Razón de son se erigió como uno de los creadores más notables del pasado año según la prensa especializada.

  • 1