Local

Atentan contra el primer ministro a tres días de los comicios en Pakistán

La comitiva del primer ministro de Pakistán, Yusuf Raza Guilani, fue objeto hoy de un atentado fallido, en plena campaña para la elección el próximo sábado del sucesor de Pervez Musharraf en la Presidencia del país.

el 15 sep 2009 / 11:10 h.

TAGS:

La comitiva del primer ministro de Pakistán, Yusuf Raza Guilani, fue objeto hoy de un atentado fallido, en plena campaña para la elección el próximo sábado del sucesor de Pervez Musharraf en la Presidencia del país.

Según el comunicado oficial del Gobierno, Guilani salió ileso del ataque, lanzado por unos "desconocidos" contra su comitiva en la autopista que une Islamabad con el aeropuerto militar de Chaklala.

"De los múltiples disparos de francotirador contra el vehículo del primer ministro, dos impactaron contra la ventanilla en el lado del conductor", según dice la nota oficial y corroboran las imágenes difundidas por la televisión estatal.

"Debido a las fuertes medidas de seguridad" del convoy -el vehículo de Guilani es blindado- "el primer ministro y todos los miembros de su comitiva resultaron ilesos", añadió la fuente.

No obstante, de inmediato los medios electrónicos paquistaníes difundieron otras versiones de fuentes oficiales según las cuales Guilani no viajaba en su vehículo en el momento del ataque, sino que lo esperaba aún en el aeropuerto tras volver a Islamabad de un viaje electoral a Lahore (este).

El portavoz de Guilani, Zahid Bashir, aseguró a Efe que "el coche del primer ministro volvía del aeropuerto" cuando fue tiroteado.

"El primer ministro y el resto del personal se encuentran a salvo", agregó, para insistir en que la "versión oficial" de la oficina de Guilani es "la que prevalece".

Al insistir Efe en la contradicción de las versiones, Bashir añadió que "hay informaciones que no se pueden hacer públicas por razones de seguridad".

En rueda de prensa en Karachi (sur), el titular de Interior, Rehman Malik, declaró que había hablado por teléfono con Guilani y que éste "se encuentra completamente a salvo", y achacó a un malentendido las diferencias de versiones del atentado, según la agencia estatal APP.

Los insurgentes que operan en el conflictivo valle norteño de Swat asumieron la autoría del ataque, informó el canal privado "Dawn", sin concretar la fuente que hizo la reivindicación.

El Gobierno de Guilani proscribió el pasado 25 de agosto al movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistán, que aglutina a los grupos talibanes paquistaníes a los que el Ejército ha combatido en las últimas semanas tanto en la región tribal de Bajaur como en el valle norteño de Swat.

El Gobierno ordenó una investigación del atentado hasta dar con los culpables, y procedió a revisar las medidas de seguridad del primer ministro para detectar los posibles "lapsos".

Según la APP, la Policía detuvo a tres personas en el lugar de los hechos, a las que está interrogando.

El presidente interino del país, Mohamadmian Sumro, condenó el ataque y dijo que ofrecía sus rezos por una buena salud y una larga vida para Guilani.

En un comunicado, el ministro de Exteriores condenó el ataque, que interpretó como "un intento de fuerzas antidemocráticas de desestabilizar las instituciones democráticas de Pakistán".

Guilani, del Partido Popular de Pakistán (PPP) se suma a la lista de personalidades objetivo de los terroristas en el país.

El PPP perdió a su presidenta, Benazir Bhutto, en un atentado el 27 de diciembre de 2007 tras un mitin electoral en Rawalpindi, cerca de Islamabad.

Bhutto había salido ilesa de un atentado anterior, el 18 de octubre en Karachi, sólo horas después de regresar a Pakistán del exilio.

También el ex primer ministro y líder de la Liga Musulmana-N, Nawaz Sharif, se libró a finales de enero de un atentado, tras desactivar la Policía una bomba en Peshawar (norte) preparada para estallar al paso de su vehículo.

Pero es el hasta hace poco presidente, Pervez Musharraf, quien suma más atentados fallidos en su contra durante los casi nueve años que ostentó el poder.

El atentado de hoy es una nueva muestra de la inestabilidad en la que permanece Pakistán, donde se registraron nuevos combates con 30 insurgentes muertos en Swat y un ataque de fuerzas estadounidenses destacadas en Afganistán en la demarcación tribal fronteriza de Waziristán del Sur.

Al menos 20 civiles murieron en el ataque de helicópteros y comandos norteamericanos en la aldea de Angurada (Waziristán), que ha motivado una enérgica condena del Ejecutivo y el Ejército paquistaníes.

  • 1