lunes, 22 abril 2019
23:41
, última actualización
Local

Atrapados en la red

Internet resta a los adolescentes capacidad de leer y escribir textos largos.

el 20 feb 2010 / 19:59 h.

TAGS:


Los adolescentes están perdiendo la capacidad de leer y escribir textos largos y esto se debe a su afición a internet, según un informe del University College de Londres, en el que se afirma que la red está moldeando las mentes de forma que funcionan de modo distinto a las de generaciones anteriores.


Así, el 40% de los estudiantes -de entre 12 y 18 años- que participaron en el estudio, para hacer un trabajo no consultaron más de tres páginas web, mientras que las personas que en su época escolar acudían a las enciclopedias porque no existía internet profundizaron más en el tema. Por ello las respuestas que dieron a las preguntas que se les formularon eran mucho más completas que las de las nuevas generaciones.


Y es que la adicción a internet de los más jóvenes está pasando factura. Otro estudio de la Universidad Camilo José Cela revela que el 70% de los jóvenes que cursan Secundaria usa las redes sociales, pero lo más grave es que los que están enganchados a ellas tiene un menor rendimiento escolar.


Sin embargo, no hay que culpar a internet de todos los males de los adolescentes y jóvenes. El problema, según profesores y expertos, es el mal uso que se hace de la red, por ello reclaman que docentes y padres se involucren y enseñen a sus alumnos e hijos a utilizar adecuadamente las nuevas tecnologías. Un uso racional es bueno, el exceso, como en todo, es perjudicial, dicen.


Por ello, el profesor de Psicología Social de la Universidad de Sevilla Alfredo Oliva, pide que no se "demonicen las nuevas tecnologías, porque aunque se pierden algunas competencias, se ganan otras". Afirma que la red permite, por ejemplo, ampliar los puntos de vista, ya que se entra en contacto con personas que tienen otras ideas, "se aumenta el dominio visual y la capacidad para dominar otros idiomas. Se está cambiando la forma de obtener información, pero esto no afecta sólo a los jóvenes, afecta a todos porque hemos cambiado el libro extenso por la búsqueda de información más resumida y, como con cualquier tecnología, nuestro cerebro madura de forma diferente, ajustándose a las necesidades actuales".


Eso sí, admite que su abuso es nocivo como ocurre cuando una persona pasa mucho tiempo viendo la televisión. Por ello, este profesor de Psicología Social recomienda a los padres que controlen a sus hijos.

Fuente de información. Un poco más crítico con la red es el pedagogo y psicólogo Bernabé Tierno, quien afirma que crea dispersión mental, "porque se pica de un lado y de otro, pero el principal problema es que no estamos educados para el uso de esta nueva tecnología, lo que hace falta es preparación, porque internet es una extraordinaria fuente de información".


Y para que no repercuta de forma negativa en los menores propone a los padres que estén con sus hijos cuando empiezan a utilizar el ordenador. También recomienda que se tenga precaución con las páginas que consultan los menores y el acceso a las redes sociales. Además sugiere que los escolares lean más y se les enseñe a realizar trabajos por escrito, que den cuerpo a la información que encuentran en internet, para potenciar su masa muscular mental y emocional, "porque la nuevas tecnologías son estupendas, pero hay que saber utilizarlas, y para ello es importante que padres y profesores reciban cursos para orientar a los menores".


La visión que tienen los profesores de internet no difiere mucho de la de los expertos, eso sí, estos prestan más atención a las faltas de ortografía que ahora comenten los escolares. Este problema lo achacan no sólo al Messenger, sino también a su costumbre de enviar mensajes vía teléfono móvil.


Inmaculada de la Puente Herrera profesora de Filosofía en Secundaria y Bachillerato indica que si ahora los escolares tienen un vocabulario escaso y poca capacidad de concentración para leer no es sólo por culpa de la red. "Creo que se debe a que son más inmaduros porque están sobreprotegidos. El problema no son las nuevas tecnologías, aunque evidentemente hay que estar encima de ellos para que no pasen las horas delante de un ordenador, pero es lo mismo que pasaba antes cuando se dedicaban a jugar a la pelota. Nada en su justa medida es malo", aclara.


Ceferino Aguilera Ochoa, profesor de Lengua Castellana y Literatura en Secundaria y Bachillerato, tampoco es crítico con el uso de internet por parte de los escolares, "porque es una plataforma que sirve para conocer e investigar. Si se utiliza adecuadamente es positivo". Para este docente tampoco es negativo que ahora escriban textos más cortos, "lo importante es que sus mensajes sean claros. El problema son las faltas de ortografía que cometen, pero internet y las redes sociales si se usan bien son buenos canales y para ello los profesores tenemos que adaptarnos a los alumnos y guiarles".


Otro profesor que considera que la red es una herramienta muy útil es Pedro Jesús Guaresti, que imparte clase de Biología y Anatomía en Bachillerato. El pero que encuentra es que hay alumnos que tienen problemas para expresar sus ideas, "hay veces que no sabes lo que quieren decir, pero la culpa de estas carencias no la tiene internet, se debe a que no leen nada", censura.

  • 1