sábado, 17 noviembre 2018
15:18
, última actualización
Deportes

Aún deben llegar Paulao, Roque y dos regalos más

Stosic acelera en el fichaje de un central y un banda diestra. Los favoritos para el carril son Juanfran, del Castilla, y Borja, del Córdoba. Inquieta el atasco de la operación salida. 

el 05 jul 2012 / 20:34 h.

Paulao, junto a Rubén, firmará en breve.

Vlada Stosic, el director deportivo del Real Betis, acelera en la planificación de la plantilla heliopolitana. Tras cerrar los fichajes de Salvador Agra y Mario y las cesiones de Campbell, Juan Carlos y Rubén Pérez, el balcánico intensifica las negociaciones para concretar el traspaso de Paulao procedente del Saint Ètienne francés y el fichaje de Roque Santa Cruz, que trata de rescindir su contrato con el Manchester City. Ahora, la prioridad es, además de reclutar al zaguero brasileño y al delantero paraguayo, fichar a un central de garantías -se rastrean los mercados de Francia y Argentina- y a un interior diestro, perfil al que responden Juanfran y Borja García.

Vlada Stosic ya ha delimitado las líneas básicas de la política de fichajes que imperará en La Palmera hasta el estreno liguero. El tema que más inquieta en las oficinas del Benito Villamarín es el de las salidas. Goitia, Juanma, Calahorro, Ezequiel y Matilla deben buscar un destino, mientras que Salva Sevilla prefiere emigrar a un conjunto que le garantice minutos antes de continuar a la sombra de Beñat, Cañas o el astigitano Rubén Pérez. El Correo pulsó ayer la opinión de Javier Diéguez, el representante de Juanma, con el propósito de conocer cuál es la situación del de Don Benito. "Hay opciones de ir a otro Primera, pero hasta el momento ninguna ha ido acompañada de oferta", dijo.

El principal inconveniente es el tema económico. Los canteranos Ezequiel y Calahorro se marcharán cedidos, una gestión que podría repetirse con Matilla. El toledano fue una apuesta personal de Mel y su rendimiento ha sido deficitario. Córdoba y Rayo se han interesado por su fichaje. El club medita conceder la oportunidad a Nono, una decisión que afectaría de forma directa al manchego, con una ficha inasumible para un Segunda de clase media. Goitia, con el canterano Adrián en la sala de espera, es otro de los descartados que aún no ha resuelto su futuro. Tratará de rescindir para negociar con la carta de libertad.

Vadillo

Otro de los protagonistas de la actualidad en Heliópolis es el puertorrealeño Álvaro Vadillo. Stosic ya ha fichado a Salvador Agra y ahora negocia el aterrizaje de Juanfran, del Castilla y por el que ha ofrecido 600.000 euros, o de Borja García, por el que el Córdoba pretende ingresar 1,5 kilos o, en su defecto, uno y ahorrarse la ficha de Matilla en una hipotética cesión hasta el 30 de junio. El Correo contactó ayer con una persona del entorno del puertorrealeño para conocer cuál era la intención del veloz extremo en caso de que el club le conminase a alternar el filial y el primer plantel, una situación que ya ocurrió en el anterior ejercicio.

Su deseo es convertirse en un miembro de pleno derecho de la primera plantilla, aunque no se opondría a la propuesta de la dirección deportiva, que, empero, no se ha dirigido todavía a su agente, Eusebio Rufián, para comunicarle la situación del puertorrealeño. El futuro dependerá de la intención real del Oporto, que, según confirmaron a este diario fuentes del entorno del veloz interior, no ha planteado una oferta en firme por su fichaje.

Beñat

El futuro de Beñat es uno de los temas estrella en el Benito Villamarín. El mediocentro vasco, una de las revelaciones en los partidos amistosos que disputó la selección antes de la Eurocopa, cotiza al alza y el Rubin Kazan ruso ha sondeado al agente del cerebro heliopolitano antes de trasladar su propuesta. Un emisario de la entidad tártara dialogó con el apoderado del de Igorre, el excancerbero Vicente Fernández Biurrun. Biurrun admitió a El Correo que "es cierto que hemos recibido una llamada" en nombre del Rubin, aunque negó que recibiese una oferta en firme. "No, no es cierto", zanjó.

Sin embargo, y según ha podido saber este medio, el presidente de la directiva de la entidad de Kazán, Dmitry Samarenkin, estaría dispuesto a pagar 9 kilos por su fichaje. El Real Betis ha insistido en los últimos meses que la cláusula de rescisión del centrocampista es de 20 millones de euros y que bajo ningún concepto negociará por una cantidad inferior a los 15 kilos.

  • 1