Local

'Aún no sé cómo murió mi hermano'

La familia del último fallecido en un accidente laboral en Sevilla, muerto hace 27 días en la barriada de Amate, exige claridad sobre el suceso e insiste en que muchas medidas de prevención tuvieron que fallar. (Foto: El Correo)

el 15 sep 2009 / 03:55 h.

TAGS:

Sergio murió hace hoy 27 días en un accidente laboral en Amate, pero su familia sigue sin saber cómo. "Lo que dicen me lo creo de otro, pero no de mi hermano", cuenta Verónica, que niega que el joven, de 27 años y con diez de experiencia en la construcción, "se cayera" por el hueco del ascensor.

"No nos ha llamado nadie de la empresa. Ni para decirnos que mi hermano había muerto, ni para darnos el pésame. Ni al tanatorio ni al cementerio vino ni una sola persona de la obra", relata la joven, que enumera con entereza los detalles que han ido aumentando en la familia la impresión de que les esconden algo. Varias versiones sobre el accidente, dos sobre la autopsia, que no los dejaran pasar a la obra, que su cartera y su documentación no hayan aparecido...

Sergio, segunda y última víctima mortal en la construcción en Sevilla este año, tenía 27 años y dos hijas de seis y cuatro. Estaba separado y tenía otra pareja. Fue ella, avisada por la hermana de Sergio -a la que llamó otro familiar que vio mucha Policía ante la obra-, la que corrió al edificio en construcción de la calle Polvero, en Amate, el pasado 2 de abril y se enteró por los compañeros de la muerte de su novio.

Fue a las tres y diez, diez minutos después de haber estado almorzando con ella y haberse arreglado cuidadosamente porque luego iba a ver a sus hijas. Su familia no supo nada hasta las seis y veinte. "Yo fui al médico, hice mil cosas mientras mi hermano ya estaba muerto y nadie me llamó", dice Verónica con incredulidad.

¿No se agarró?. "Sergio se cayó una vez de un tejado y aterrizó de pie. Ahora me dicen que desde una altura de cinco pisos llegó al suelo a plomo, sin magullarse las manos, sin romperse nada ¿no se agarró? ¿no intentó salir por los huecos del ascensor? Mi hermano medía más de 1,80 y el hueco es de 1,60 metros ¿no intentó quedarse encajado? Yo me lo he imaginado mil veces, me veo caer con él por el hueco ascensor y no me creo que fuera así", dice la hermana.

La familia piensa que mientras él montaba la caja del ascensor otros obreros estaban probando el aparato y éste, al bajar, golpeó a Sergio en la cabeza. Al parecer, y según refrendaron entonces los sindicatos, un compañero le gritó para avisarle y él se asomó al hueco, lo que pudo propiciar el accidente.

"El ascensor debe estar abajo mientras lo montan, por seguridad, pero estaba arriba, porque si no mi hermano no hubiera caído dentro de la caja para el ascensor del sótano. Pero hasta cinco días después no lo supimos". Verónica recuerda que en torno a un hueco situado a semejante altura debería haber habido una red o vallas para que nadie se pudiera precipitar por el agujero.

Toda la información que manejan les ha llegado por sindicatos o personas cercanas a la obra que han hablado con familiares, y les han dicho que a los compañeros de Sergio les han prohibido contactar con ellos. Quizá por eso no fueron al entierro, aunque el padre del joven también había sido compañero de ellos hasta hacía tan sólo 15 días. El hombre asegura que en la obra no se cuidaban especialmente las medidas de seguridad.

La madre de Sergio fue a hablar con el forense al día siguiente de su muerte. Quería saber si había sufrido. El médico le dijo que había recibido un golpe en la cabeza que lo había matado al instante, que no se había enterado.

Ocho o nueve días después, otro forense le dijo que el golpe no le produjo la muerte, que falleció minutos después de caer y que seguramente, "con los nervios", ella no entendió lo que le dijo el primer médico. Ni ella ni su marido, que entendió lo mismo. Trataron entonces de ir a la obra, pero no los dejaron entrar.

"A nosotros no nos van a ver llorar, eso no nos va a devolver a mi hermano, pero queremos saber qué pasó. No podemos creer que se cayera por las buenas. Tampoco es por dinero, que si llega será para sus hijas. Pero ¿nadie podía habernos llamado, contarlos cómo fue para que nos quedemos tranquilos y darnos el pésame? A mí me quita el sueño no saberlo, porque me hace imaginarme muchas cosas".

  • 1