Deportes

AVE Betis, la Primera división te saluda

el 14 may 2011 / 11:58 h.

El Betis comenzará este domingo a celebrar en la milenaria Tarraco el ansiado ascenso a Primera. Lo hará ante los incondicionales béticos de la novena provincia, esos que siempre le han apoyado sin desmayo en los momentos difíciles y que le hacen sentirse como en casa por estos lares, donde el sentimiento bético tiene legión de seguidores, algo fuera de lo normal.

El AVE del ascenso partió el sábado a las cuatro de la tarde de Santa Justa abarrotado de béticos, jugadores, técnicos, auxiliares, consejeros y varios cientos  aficionados que hace ya muchos días que empezaron a festejar el retorno del Betis a la máxima categoría del fútbol español (cinco victorias y un empate en la recta final han hecho trizas los pronósticos más optimistas), pero que no querían perderse de ninguna de las maneras la celebración ‘oficial’, que dará comienzo hoy en el Nou Estadi de Tarragona y transcurrirá por los carriles del AVE de media España hasta llegar a Santa Justa, donde aguarda el bus descapotable para conducir a Mel y sus muchachos por las engalanadas calles de la ciudad hasta el Benito Villamarín, escenario final de la fiesta del ascenso bético.

Este mismo AVE, o uno muy parecido, es el que nos trajo hace 17 años de vuelta de Burgos, previa escala en Madrid, donde el equipo hizo noche y almorzó el lunes posterior al penúltimo ascenso, en mayo de 1994. Muchas caras conocidas de entonces. Claro que esos jóvenes mozalbetes de Burgos ahora lucen respetables canas y aquellos niños que les acompañaban y no paraban de entonar cánticos verdiblancos por la Plaza Mayor de la capital burgalesa son hoy hombres hechos y derechos, béticos que sólo han conocido la era Lopera y a los que ahora se abre la oportunidad de construir un Betis nuevo, de participar activamente en la regeneración de una entidad a la que el ‘salvador’ de aquellos días ha dejado al borde del colapso y la quiebra.

Gordillo y Ríos repiten. Nada más pisar el vagón del AVE a Rafael Gordillo y Roberto Ríos se les vino ayer a la memoria el flash-back de aquellos días. Son dos de los que vuelven a subir al Betis tres lustros y medio después. Entonces lo hicieron como futbolistas, hoy uno repite como presidente (¿quién te lo iba a decir Gordo, de las medias caídas al traje y la corbata?, que ya ascendió con Lasa en 1979 y como delegado en 2001, en Jaén) el otro, de ayudante del entrenador.

El fisioterapeuta José María Montiel (hijo de Vicente -‘Manos mágicas’, que también ascendió la tira de veces con el Betis), es otro de los supervivientes de Burgos y sigue en lo suyo, igual que José Ramón Esnaola, ahora maestro de porteros, que en 1973 dejó Donosti por el Betis para subirlo a Primera y hacerlo campeón de la mano del legendario Ferenc Szusza.

El que ahora se celebra será el undécimo ascenso a Primera, pues el devenir del Betis está plagada de cimas y simas que confieren al club verdiblanco una peculiaridad tan especial. Y sin duda será uno de los más trascendentes de los 104 años de historia de la entidad, pues llega en un momento especialmente crítico por los avatares que todos ustedes conocen sobradamente. Tan especial es éste que ya está consumado incluso antes de jugar el partido ‘decisivo’ de este domingo en el Nou Estadi, pues ha sido tan espectacular el temporadón y el sprint final del equipo que le han sobrado cuatro jornadas para sellar matemáticamente el regreso, lo nunca visto en la historia del club, pues sólo en 1970 se subió a falta de tres. El resto, de forma agónica, siempre en la penúltima o última jornada (Jaén 2001 sin  ir más lejos) o en la ruleta rusa de la promoción.

Este de Tarragona ya se pudo festejar el jueves porque las matemáticas así lo corroboran. La propia LFP y la UEFA dan al Betis por ascendido, y las felicitaciones de otros clubes no han cesado de llegar. Pero el Betis, por prudencia, deferencia con los béticos de Catalunya y respeto a la reclamación del Granada en el CEDD -y porque tenía tela de malaje celebrar un jueves a medianoche habiendo jugado el día anterior- ha decidido celebrar la fiesta el domingo, una fiesta que empezará en Tarragona al filo del mediodía y acabará al final de la Palmera pasada la medianoche. AVE Betis, la Primera división te saluda. Ya te echaba de menos.

  • 1