viernes, 22 febrero 2019
00:32
, última actualización
Deportes

Azón y su 'ojo de halcón'

El árbitro Ramón Azón y su juez de línea, Lucas Saz, privaron al Sevilla del título de Liga en la 50-51. Anularon un gol decisivo y dieron el título al Atlético.

el 18 may 2010 / 17:30 h.

El árbitro Azón, entre los capitanes del inefable partido.

El domingo 22 de abril de 1951, con el mercurio marcando más de 35 grados y la ciudad desierta en la sobremesa por la Feria, el Sevilla acariciaba el segundo título de Liga de su historia. El rival, el Atlético de Madrid del inolvidable Helenio Herrera. El conjunto de Guillermo Campanal era segundo, sumaba 37 puntos y divisaba el liderato, propiedad del cuadro colchonero, a dos de distancia.

 La victoria permitiría adornar las vitrinas de la entidad con otro título. El viejo barrio de Nervión se colapsó de aficionados y una ingente masa de hinchas madrileños aterrizaba en la antigua Estación de Córdoba. El encuentro fue igualado, aunque fueron los pupilos de Campanal los que se encargaron de asumir el control. El momento clave del torneo se produjo en el minuto 52 del partido, según la crónica de El Correo de Andalucía, que tituló "El Atlético de Madrid, campeón... gracias a un juez de línea".

Ramón Azón Roma, colegiado del encuentro, anuló el 2-1 a instancias de su auxiliar, Lucas Saz Olmedo. "El Sevilla jugaba por su ala derecha, el extremo Ayala centró con excelente maestría y Araujo, con enorme bravura, hizo gol", relató el decano de la prensa sevillana en su edición del martes 24 de abril de 1951.

Sin embargo, y según narró Kriterion, Azón anuló el tanto después de concederlo y tras una discusión entre su juez de línea y un jugador del Atlético de Madrid. Helenio Herrera, técnico rojiblanco, espetó a voz en grito tras invalidarse el tanto que "el balón había salido; no es gol". Un aficionado con bombín y gabardina, que posteriormente se supo que era un directivo del club, le replicó: "Caramba, Don Helenio, qué buena vista tiene usted".

Con polémica o no, el Sevilla debió consolarse con la segunda plaza y la firma de un contrato con un hombre de negocios para realizar una gira por Sudamérica. La recaudación del viaje iba a ser destinada a abonar la prima pactada con la plantilla en verano, aunque el invento fue deficitario y el club optó por abrir una cuenta corriente para que los aficionados cedieran su regalo a los jugadores en materia económica y así poder saldar su deuda con un equipo que fue calificado por la prensa hispalense como campeón moral.

Incluso, el desaparecido Diario Ya, entonces uno de los más vendidos de Madrid, tituló en su portada deportiva que al Sevilla "le había podido el calor y la calidad del Atlético". La prestigiosa y sagaz revista semanal de humor La Codorniz, que debió sobrevivir a la censura del régimen, caricaturizó a Azón a lomos de un halcón peregrino, animal de una visión sobresaliente.

Aunque el drama de 1951 ha sido el que se ha grabado a fuego en la historia del Sevilla, el extinguido Atlético Aviación, actual Atlético de Madrid, impidió que el escuadrón de Nervión se proclamara campeón de Liga el 28 de abril de 1940. El plantel entonces dirigido por Pepe Brand era primero en la última jornada liguera gracias a sus 27 puntos, idéntica cifra a la que se había embolsado el Aviación de Ramón Encinas. Un triunfo en Alicante ante el Hércules, libre de urgencias clasificatorias, hubiera sido suficiente, si bien un gol de Vilanova en el minuto 71 propició el 3-3 definitivo y originó que la Liga viajara de Bilbao al Metropolitano de Madrid. 

  • 1