jueves, 25 abril 2019
01:02
, última actualización
Local

Baja el número de rupturas matrimoniales

Las rupturas matrimoniales descendieron en 2007 un 5,8% respecto al año anterior, rompiendo la tendencia al alza que se venía observando en los últimos años, según la estadística de nulidades, separaciones y divorcios difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

el 15 sep 2009 / 15:35 h.

TAGS:

Las rupturas matrimoniales descendieron en 2007 un 5,8% respecto al año anterior, rompiendo la tendencia al alza que se venía observando en los últimos años, según la estadística de nulidades, separaciones y divorcios difundida por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El pasado año se produjeron 137.510 disoluciones de matrimonios, 11.583 fueron separaciones -un 38,4% menos que en el año anterior- y 125.777 divorcios -un 0,9% menos-. También se redujo el número de nulidades, ya que se registraron 150, un 13,8% menos que en el año 2006.

El mayor número de rupturas se produjeron en la franja de edad entre los 40 y 49 años. En mujeres fue de 41,2 años (44,8 años en las separaciones, 40,8 en los divorcios y 38,5 en las nulidades) y en hombres, de 43,8 años (47,2 en las separaciones, 43,5 en los divorcios y 41,2 en las nulidades).

El 88,8% de las disoluciones matrimoniales registradas se produjeron entre españoles, mientras que en un 6,4% uno de los cónyuges era extranjero y en un 2,9% de los casos ambos cónyuges eran extranjeros.

La duración media de los matrimonios disueltos fue de 15,6 años (15,1 años en 2006). Por separación, tuvieron una duración media de 19,4 años; por divorcio, 15,2 años, y los que se rompieron por nulidad, nueve años.

El 43,4% de las separaciones se produjeron después de 20 años de matrimonio y el 16,2% en uniones que duraron entre seis y 10 años. En el caso de los divorcios, el 29,5% tuvo una duración superior a 20 años y el 21% entre seis y diez años.

A pesar de la disminución observada del número de divorcios en el año 2007 -por la nueva ley que permite el divorcio sin necesidad de separación previa-, destaca el incremento del 15,9% de los divorcios de matrimonios con una duración inferior a un año.

Los divorcios fueron el 91,5% de las disoluciones matrimoniales en 2007, mientras que las separaciones representaron el 8,4% y las nulidades el 0,1% restante. La mayoría de las separaciones fueron de mutuo acuerdo (el 57,3%), y el resto contenciosas (42,7%).

Respecto a los divorcios, el 63,6% fueron consensuados y el 36,4% no consensuados. En el 26,6% de los divorcios hubo separación previa.

La estadística también recoge que en este periodo se produjeron 59 disoluciones de matrimonios homosexuales, 42 fueron matrimonios disueltos entre varones y 17 entre mujeres.

A la hora de casarse, la mayoría eran solteros. En el caso de los varones, el 4,9% eran divorciados y el 0,7% viudos, mientras que de las mujeres, el 4,1% eran divorciadas y el 0,5% viudas.

El 52% de los matrimonios disueltos en el año 2007 tiene hijos menores de edad, mientras que un 48% no tiene hijos. El 29,8% de los matrimonios disueltos tiene un solo hijo.

En el 55% de las disoluciones se asignó una pensión alimenticia y su pago correspondió al padre en el 89,2% de los casos, a la madre en el 4,9% y a ambos cónyuges en el 5,9%.

La custodia de los hijos menores fue otorgada a la madre en el 85,5% de los casos, al padre en el 4,8% y fue compartida por ambos cónyuges en el 9,7% .

En cuanto a la persona que presentó la demanda de disolución matrimonial, en un 43,5% de los casos fue presentada por ambos cónyuges, en un 32,8% por la esposa y en un 23,7% por el marido.

Siete de cada diez procesos de disolución se resolvieron antes de seis meses, mientras el 6,9% tardó más de un año en resolverse. Los de divorcio fueron algo más ágiles que los de separación -el 66,4% de las demandas de separación se resolvió en menos de seis meses, mientras que el 11,1% tardó más de un año-. La duración media de los procesos fue de 4,7 meses (divorcios 4,6 meses y separaciones 5,7 meses).

España hubo 3,04 disoluciones por cada 1.000 habitantes en 2007. Por comunidades, las que registraron las mayores tasas fueron Canarias (4,05), las ciudades autónomas de Melilla (3,93) y Ceuta (3,69), y Baleares (3,66). En el otro extremo se situaron Extremadura (2,06), Castilla y León (2,09) y Castilla-La Mancha (2,23

  • 1