Local

Ballena Blanca se queda en chanquete

El abogado Del Valle solo cumplirá seis años de cárcel por blanqueo y 14 de los 19 acusados son absueltos. El fallo arremete contra la policía, el instructor Torres y el fiscal por basarse en sospechas sin aportar pruebas.

el 31 mar 2011 / 10:53 h.

TAGS:

El abogado Fernando del Valle en la Audiencia Provincial de Málaga.
Fue un golpe definitivo a la mayor trama de blanqueo de capitales de Europa, dijo la policía en marzo de 2005, después de detener en Marbella a cerca de cincuenta personas entre abogados, notarios, empresarios y supuestos delincuentes internacionales. La red se centralizaba en el despacho jurídico de Fernando del Valle.

 

En un principio, Interior tasó el líquido lavado en 250 millones de euros, pero ya en marzo de 2010, cuando arrancó el primer macrojuicio de la Audiencia Provincial, Horacio Oliva, abogado del cerebro del caso, aseguró: "Ya no se puede llamar Ballena Blanca, sino de chanquete blanco", porque la cifra blanqueada había menguado en el escrito de acusación a 31,3 millones de euros. Finalmente, el tribunal ha dejado el proceso en alevín de chanquete porque el desfase entre lo que pedía el fiscal y lo decidido por la Sala es espectacular. Ayer se leyó el fallo a las partes.

Del Valle ha sido condenado a seis años y tres meses de cárcel por blanqueo y fraude al fisco, amén de habérsele impuesto multas que suman 2,6 millones de euros y el pago a Hacienda de 342.000. Para que se hagan una idea, el fiscal le atribuía 17 delitos continuados de blanqueo, tres ilícitos fiscales, 142 de falsedad y uno de falso testimonio. De las 17 tramas criminales que lavaban sus ganancias en el despacho sólo se han declarado probadas dos: de tal forma, han sido condenados el narcotraficante internacional Souphiane Hambli (tres años por blanqueo y multa de 1,5 millones), su expareja, María Dolores León, a sólo un año de prisión -30.000 euros de multa- y el matrimonio Voutilainen, pareja que encarnaba la conexión sueca:?ambos han sido castigados con tres años y tres meses de cárcel y al abono de una multa de 1,37 millones. Los otros catorce acusados, entre los que destacan dos notarios y el finlandés Aki Kujala, han sido absueltos.

En concreto, la dos tramas sentenciadas lavaron a través de la estructura societaria creada por el despacho 1,6 millones de euros (835.081 Hambli y 765.000 euros los nórdicos).

Como hecho probado, se considera que Del Valle regentaba un despacho especializado en crear sociedades patrimoniales en España participadas por inversores extranjeros, de tal forma que el cliente no aparecía en escrituras y registros a afectos de buscar ventajas fiscales. La persona jurídica foránea se constituía en Delaware (EEUU), que no es un paraíso fiscal, pero casi. La investigación policial, liderada por el archifamoso instructor Miguel Ángel Torres, arrojó, indica la sentencia, que el letrado hispano-chileno tenía participación en 194 sociedades extranjeras (143 en Delaware y 39 en paraísos fiscales como Gibraltar, la Isla de Man o Panamá).

Pese a todo, no consta, salvo las dos conexiones anteriores, que Del Valle "hubiese puesto en marcha este sistema de inversión para eludir obligaciones fiscales; que lo hubiese puesto al servicio de individuos relacionados con el crimen organizado o que hubiesen delinquido con la finalidad de ocultar ganancias ilícitas; ni que, presentándose la posibilidad de que los fondos a invertir fueran el producto de actividades delictivas de algunos de sus clientes, hubiese consentido en proporcionarle asesoramiento".

Para condenar por blanqueo, es necesario establecer relación entre el delito antecedente que genera el dinero y el lavado en sí: por ejemplo, si un narcotraficante quiere limpiar lo ganado con las drogas hay una relación evidente entre el tráfico y el blanqueo. Aquí se considera probado que Hambli, un conocidísimo narco internacional condenado en 1999 a ocho años de prisión en Francia, blanqueó 835.000 euros gracias a Del Valle; y que los Voutilainen, sentenciados en Suecia por delito contable, inyectaron esas ganancias de forma ilegal gracias al bufete del letrado.

Y aquí se pone duro el tribunal, que cree que no se ha acreditado por parte de la policía ni del instructor -ni del fiscal, al que critica de lo lindo en las 524 páginas del fallo- delito antecedente alguno. Se respeta la cita literal: "En cuanto al delito previo, en la mayoría de los casos se han establecido simples vínculos, no importa de qué clase y trascendencia, con personas o grupos, sin atender a la realidad de un hecho punible en el que los bienes pudiesen tener su origen; ha resultado imposible calibrar la realidad del vínculo con el crimen, salvo en dos casos".

Y sigue el ponente y presidente, Federico Morales: "No se habría superado la sospecha"; "La adquisición de propiedades por medio de sociedades patrimoniales era y es algo común en la Costa del Sol";?"Por otro lado, ha bastado en términos generales la combinación entre el negocio desarrollado por Del Valle y cierta vinculación con personas que supuestamente habrían llevado a cabo actividades delictivas para llevar a la imputación de blanqueo", etc.

El tribunal habla de "perplejidad", y da la razón a las defensas:?éstas dijeron que la policía investigó por investigar, lo que se conoce como pesquisa prospectiva, algo proscrito en nuestro ordenamiento jurídico: "En efecto, el origen de la investigación está íntimamente relacionado con la denuncia que hicieron las defensas de que ha existido una investigación prospectiva". El órgano juzgador entiende que "se carecía de base para investigar". Y los informes policiales ofrecían información que "no aparecía debidamente documentada".

Ya en marzo de 2010, cuando arrancó el plenario, hubo que parar para que las defensas examinaran cien cajas intervenidas en los registros que no les llegaron y treinta tomos del sumario; casi se devuelve el caso a instrucción. Como corolario de lo anterior, el tribunal anula las escuchas telefónicas, pues sólo se pueden pinchar teléfonos cuando se han agotado otras pesquisas: "No se han agotado otras líneas de investigación".

Informes policiales
Cree la Sala que se le ha dado mucha importancia a las opiniones policiales, pues hay informes que no se han encontrado y no se pudieron corroborar sus versiones:?"Es evidente la fragilidad de muchas de las opiniones y conclusiones expuestas en los informes;?rara vez pudieron ser constatadas documentalmente por la exhibición de los soportes habiéndose limitado los policías a asentir a las preguntas del fiscal".

Tampoco está de acuerdo con el sistema de bridas para segurar la cadena de custodia:? el juzgado y la policía crearon "confusión" con esta forma de operar, de tal forma que muchos documentos acabaron en el sumario de Malaya, instruido en el mismo juzgado.

Casi lo mismo ocurrió con los documentos informáticos, y la Sala reconoce que Miguel Ángel Torres vulneró las normas de reparto, pero eso no afecta al fondo del caso, como tiene dicho el Supremo.

La Fiscalía Anticorrupción recurrirá al Supremo, aunque lo tiene difícil: ya se sabe, por aquello de las garantías del procesado. Del Valle sí irá, quiere quitarse la mancha, aunque puede darse con un canto en los dientes.


  • 1