miércoles, 14 noviembre 2018
10:08
, última actualización
Local

Baltasar vuelve en bermudas

Sus majestades repiten como protagonistas del spot turístico de Sevilla para el verano.

el 13 jun 2012 / 11:31 h.

TAGS:

Ni camellos ni cofres ni túnicas. Hace demasiado calor en Sevilla para venir con tantas alforjas, por lo que los Reyes Magos se han desprovisto de todo lo accesorio –y ahí, con perdón de los niños, se incluyen los regalos, que en junio no tocan– y se han plantado en la capital ataviados con bermudas y camisas de tela fina para hacer una visita, como un guiri más, a la capital. Sólo les delata las coronas y las barbas postizas de Melchor y Gaspar.

Con esa guisa se presentan a sus Majestades de Oriente en el vídeo que promociona a Sevilla como destino turístico en una fecha que, tradicionalmente, es poco alentadora para el turista, venga de donde venga, por mor de la solana. Para ello, para convencer al turista de que no se está tan mal con 40 grados a la sombra y que hay sitios en los que refrescarse, se ha recurrido a Melchor, Gaspar y Baltasar, los mismos que tanta polémica generaron hace seis meses en el spot de Navidad . Para evitar incurrir en el mismo error, han retirado cualquier tópico de aquel vídeo que levantó tanta polvareda: ni hay bostezos ni ozú ni una alusión al tópico tan manido del sevillano vago. ¿Recuerdan a esos Reyes Magos tirados en un sofá en la plaza del Triunfo?. Pese a que el calor amodorra, seas de Sevilla o de Teruel, estos Reyes Magos son la mar de activos. En el vídeo promocional, que presentó ayer el delegado de Economía, Empleo y Turismo, Gregorio Serrano, se van pasando instantáneas de su estancia en la ciudad.

Como todo turista que se precie, no podía faltar su estancia en la Catedral, la plaza de España, el puente de Triana o los Reales Alcázares. Pero tampoco desaprovechan la oportunidad para darse una vuelta por las Setas de la Encarnación –que entra así como preferencia turística para el gobierno local– e incluso se atreven, en este caso solo el rey Melchor, a montarse en el Iguazú, una de las atracciones acuáticas del parque Isla Mágica. Todas estas fotografías las van viendo sentados cómodamente en una terraza de un restaurante de la calle Betis, mientras les sirven unos cócteles.Aunque persistan en su deseo de alejarse de la controversia del primer spot, su secuela, que tiene los mismos personajes y hasta el lema de Sevilla como un Rey pero incorporándole el siempre, aprovechará la estela de la polémica y, en parte, vivirá de las rentas.

Serrano se aleja de ese ruido de fondo y negó que fuera “una provocación”, sino que forma parte de una campaña de larga duración que ya estaba diseñada el pasado otoño. Con ese parapeto, recurrió a las bromas.

“Estuvieron agustísimo estas Navidades y han decidido quedarse para tomar un refresco en las terrazas de Sevilla este verano”, manifestó.Más allá de la anécdota que es el regreso de Melchor, Gaspar y Baltasar, esta campaña, que cuesta 17.500 euros, busca convencer al turista que viene de Barcelona, Madrid y Valencia –con la nueva conexión del AVE– y al que acude a las playas de Huelva, Málaga y Cádiz, para que, dentro de sus vacaciones, haga una escapada a Sevilla. Serrano defendió que es la primera campaña de promoción turística de la ciudad en verano y concretó que su puesta de largo es, en parte, una defensa hacia  los consultores turísticos que indican que en Sevilla hay “mucho que ver y poco que hacer”.

Para desmontar esa afirmación, además del spot, se distribuirán más de 3.000 folletos en los que se informará de una selección de la actividad cultural en julio y agosto, en el que se incluye el musical Sonrisas y Lágrimas en el Teatro de la Maestranza, la intepretación del Barbero de Sevilla en el Palacio de los Marqueses de La Algaba e incluso  un concierto de bandas sonoras de películas en el Hospital de la Caridad.      

Pese al optimismo por la campaña, nada se habló de previsión de turistas Sus cálculos se quedaron, por ahora, en el spot, que espera que llegue a 11 millones de usuarios entre televisión, radio, prensa y, en especial, las redes sociales. Ahora toca traducir esas cifras a turistas y superar al menos los 295.000 personas que se alojaron en los hoteles de la ciudad entre julio y agosto del año 2011.

  • 1