Cofradías

Barbeito sitúa «ante los cuchillos del circo» a Cano-Romero

Los pregoneros intercambian experiencias en el acto de Antares.

el 05 abr 2011 / 05:40 h.

Barbeito y Cano-Romero, con el cartel de 2011.

Escrito en "prosa sevillana", porque "no lleva versos aunque algunos párrafos son muy poéticos"; propio de un cristiano, católico y comprometido, pero lejos de un sermón; y de un hombre de su tiempo, con unas circunstancias concretas, pero ajeno a un mitin político. Así será el pregón que Fernando Cano-Romero pronunciará en el Teatro de la Maestranza el próximo día 10, Domingo de Pasión.

Al menos, éstas fueron las pistas que el pregonero recordó ayer en "la entrega de trastos", según la denominación que el presidente del Consejo, Adolfo Arenas, le dio al ya tradicional acto que convoca el Club Antares, El después y el antes del pregón, y que ya ha cumplido 23 ediciones.

Y los trastos los entregó, en una breve intervención Antonio García Barbeito, antes de salir corriendo hacia la Fundación Cruzcampo donde ayer le entregaron el premio Demófilo a la Calidad Literaria por su pregón: El tiempo de la luz. Barbeito, que aseguró que acudía a este acto para "agradecer al Consejo todo el apoyo" que le brindó "antes, durante y después" de su controvertido pregón, le advirtió a su sucesor: "Acabas de colocarte ante el tío de los cuchillos del circo. Con la diferencia de que en el circo hay que procurar que no te dé ninguno y en este caso, lo que tienes que pretender es que te den todos". Y le recomendó: "Sé feliz con tu toreo y convierte la mala leche en yogur. Haz lo que tú quieres, sé feliz contigo".

Amigo personal del pregonero desde sus principios como escritor, "cuando le hacía las primeras letrillas a los Amigos de Gines", según relató después Cano-Romero, Barbeito indicó al público, que ocupaba medio aforo del salón de actos de Antares: "Si yo tengo las dotes y la poca vergüenza de escribir mis textos tres minutos antes de leerlos -como antes le había alabado el moderador de la mesa, el periodista Fernando Carrasco-, tú tienes la capacidad de la oratoria, de hablar en público sin necesidad de papeles, durante horas pero con contenido".

Haciendo muestra de su oratoria y de su capacidad de conectar con el respetable, Fernando Cano-Romero recogió los trastos relatando cómo había sido su vida desde el momento en el que le comunicaron la elección y, sobre todo, desde el momento en el que precisamente Barbeito le hizo caer en la cuenta de que tenía que escribir el pregón, que no bastaba un guión para exponerlo echando mano a su gran virtud. Y así, confesó la dificultad que se encontró para confeccionar el texto del pregón, la ayuda de su particular cirineo, "el niño", su único hijo varón, Manuel, "el pequeño", que le regaló el bloc donde escribió, además del título de la obra, una larga dedicatoria para su padre y la primera y la última palabra del pregón, las que, pese a los recortes que ha tenido que hacer al texto para evitar que "sea un tostón" y se alargue enormemente en el Maestranza, se han mantenido intactas.

También su hijo fue el que le regaló un datófono, el que fue pasando al papel las palabras de su padre y el que después le ayudó en el "doloroso" proceso de dejar fuera párrafos que había "parido con mucho cariño, creyendo que eran aciertos..."

Finalmente, el pregonero, jerezano de nacimiento, agradeció todas las muestras de cariño recibidas desde el mismo día de su nombramiento. Como la de una mujer que le invitó al autobús porque su hijo, "que es muy cofrade", lo había reconocido, tenía su foto recortada del periódico pegada en su habitación: "Los sevillanos sois especiales y los cofrades sevillanos tenéis una capacidad especial desde que os parió vuestra madre".

La delegada de Fiestas Mayores y Turismo, Rosamar Prieto-Castro, se congratuló de que el pregón no vaya a tener tintes políticos porque, explicó, como cristiana también podría aprovechar el foro del Maestranza para exponer las cosas con las que no está de acuerdo de la Iglesia y, sin embargo, "me controlo".

El acto, que Óscar González-Barba, director de Antares, cerró, contó con la presencia de varios pregoneros, como Enrique Esquivias y Francisco Vázquez Perea, así como los hermanos mayores de la Macarena, Manolo García, y los Estudiantes, Antonio Piñero, entre otros.

  • 1