Economía

Barra libre para la banca europea

Las entidades financieras que operan en la Zona Euro tienen desde ayer menos excusas para no prestar dinero. El Banco Central Europeo (BCE), en el marco de las medidas excepcionales para ayudar a que fluya la liquidez, realizó una subasta que se saldó con cifras récord. Prestó 442.240 millones a 1.121 bancos. Todo lo que le pidieron.

el 16 sep 2009 / 04:45 h.

Las entidades financieras que operan en la Zona Euro tienen desde ayer menos excusas para no prestar dinero. El Banco Central Europeo (BCE), en el marco de las medidas excepcionales para ayudar a que fluya la liquidez, realizó una subasta que se saldó con cifras récord. Prestó 442.240 millones a 1.121 bancos. Todo lo que le pidieron.

El pasado mes de mayo, el Banco Central Europeo anunció una batería de medidas sin precedentes para inyectar dinero en el sistema financiero a condiciones ventajosas para las entidades, esto es, prestar a un tipo interés más barato y aumentar el plazo de devolución. Y ayer realizó la primera operación de refinanciación con un año de vencimiento. La respuesta dada por los bancos comerciales que operan en la Zona Euro no se hizo esperar.

De hecho, el BCE inundó de dinero el sistema al prestar todo el capital que le fue solicitado. El balance fue, por tanto, la concesión de préstamos por valor de 442.240 millones y un total de 1.121 entidades beneficiarias, un número extremadamente alto.

Se trata, así, de la cantidad máxima que el organismo regulador ha adjudicado hasta ahora en una subasta, para facilitar la concesión de créditos a largo plazo.

El BCE puso de esta manera en marcha la máquina de hacer dinero e inyectó todo el efectivo a un tipo de interés fijo del 1%, una medida que ayudará especialmente a España por su sistema hipotecario.

Con esta medida extraordinaria se persigue el objetivo de facilitar a los bancos comerciales que concedan créditos a largo plazo y, de este modo, apoyar la reactivación de la economía de los países del euro, que atraviesa la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial.

La operación se liquidará hoy y vencerá el 1 de julio de 2010, momento en el que los bancos deberán devolver el efectivo al BCE.

A estas operaciones que vienen a dar un respiro al sector financiero -también están previstas refinanciaciones a uno, tres y seis meses de vencimiento-, se les sumará la próxima adquisición, también por parte del órgano supervisor, de cédulas hipotecarias (deuda vinculada al ladrillo) por valor de 60.000 millones de euros, un programa que entrará en vigor el próximo 8 de julio.

Coincidiendo con esa disposición ilimitada de liquidez, el Euríbor, indicador al que se referencia la mayoría de las hipotecas en España, marcó ayer su nivel más bajo de la historia, al situarse en el 1,570% en tasa diaria.

Los expertos consultados por Europa Press apuntan la posibilidad de alguna bajada más si las medidas del BCE para fomentar la liquidez, como la inyección de dinero o la compra de cédulas hipotecarias, surten efecto. De hecho, el instituto emisor europeo confía en que la medida aplicada revierta en un descenso adicional de los diferenciales que aplican los bancos, sobre todo los correspondientes a préstamos en plazos más largos.

Los bancos están compensando las caídas del Euríbor con un incremento de los diferenciales alegando una mayor prima de riesgo, lo que provoca que las ventajas del descenso del indicador no reviertan en su totalidad sobre el cliente.

Los analistas apuntan, por otro lado, que no existe mucho más margen para que el Euríbor siga bajando y vaticinan que se mantendrá en la horquilla del 1,5%. A falta de cinco días hábiles para que termine junio, la media mensual se sitúa en el 1,63%, frente al 5,361% de junio del año pasado.

Por otra parte, al otro lado del Atlántico, la Reserva Federal de EEUU (Fed) mantuvo sin cambios los tipos de interés entre el 0% y el 0,25% y anunció que continuará con su plan de compra de deuda privada y del Tesoro.

  • 1