Local

Batasuna pierde a su 'vocero' para Europa

La decisión del Tribunal Supremo de anular la lista de Iniciativa Internacionalista a las elecciones europeas del siete de junio es una de las más complejas que puede adoptar el Alto Tribunal pues conculca la libertad de expresión y, en consecuencia, dinamita unos de los principios esenciales de cualquier sociedad democrática...

el 16 sep 2009 / 02:54 h.

La decisión del Tribunal Supremo de anular la lista de Iniciativa Internacionalista a las elecciones europeas del siete de junio es una de las más complejas que puede adoptar el Alto Tribunal pues conculca la libertad de expresión y, en consecuencia, dinamita unos de los principios esenciales de cualquier sociedad democrática: la posibilidad de participar en un proceso electoral. Es por ello que para tomar una decisión de este calado hay que entregar en los tribunales pruebas sólidas que acrediten una medida tan excepcional.

En este caso, y a expensas de lo que dicte el Tribunal Constitucional, parece que sí existían estas razones. Las pruebas aportadas por las Fuerzas de Seguridad del Estado han convencido a 11 de los 16 miembros de la Sala 61 del Supremo de que la incorporación como cabeza de lista del dramaturgo Alfonso Sastre pretendía orientar a los proetarras sobre la lista a la que debían dirigir sus apoyos el 7-J con el objetivo de que se escuchara la voz de Batasuna en el Parlamento Europeo. Sastre, en tal sentido, actuaría de "banderín de enganche" de quienes apoyan las tesis filoterroristas en el País Vasco.

Y para ello se valdría de un currículum que aclara bien sus inclinaciones personales. El cabeza de lista de la candidatura anulada es un prestigioso hombre de teatro cuyo compromiso político ha derivado en una inmersión en el mundo abertzale que le ha convertido en una especie de gurú intelectual para quienes apoyan la lucha armada. De hecho, Sastre jamás ha condenado las bombas pero sí que se ha erigido en un defensor expreso de las tesis de Batasuna frente a la supuesta represión de los españolistas.

Ahora, el brazo político de ETA le utiliza como señuelo para sus bases, cada vez más alicaídas y desorientadas por la política de firmeza democrática que les ha dejado sin representación en Euskadi y que amenaza con dejarles sin un altavoz para sus delirios independentistas en Bruselas y Estrasburgo.

  • 1