miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

Batasuna revive en elecciones

La izquierda ‘abertzale' se mueve ante la cercanía de los comicios municipales.

el 05 jun 2010 / 19:40 h.

TAGS:

Simpatizantes de la izquierda 'abertzale' se manifiestan en abril.

En los últimos días la izquierda abertzale ha lanzado dos mensajes: que presiona para que ETA anuncie este mismo mes de junio el cese de la violencia y que busca desplazar a la banda terrorista como eje del movimiento independentista vasco. Batasuna confía en que ese hipotético abandono de las armas por parte de ETA venga a ratificar así su hipotética apuesta por la vía democrática en el proceso de paz en el País Vasco.


No es la primera vez que Batasuna aboga por una vía pacífica como solución para el conflicto en Euskadi. Ni tampoco es la primera vez que se queda en papel mojado. La llamada Declaración de Anoeta difundida por Arnaldo Otegi en el velódromo de San Sebastián ante más de 15.000 personas en noviembre de 2004 supuso un auténtico salto hacia la vía democrática y pacífica para Batasuna, en comparación con todas las manifestaciones anteriores de la izquierda abertzale y de ETA. Esta tesis apostaba por un final dialogado en el que ETA y el Estado acordaban las cuestiones técnicas de cierre (presos, reinserción social y laboral) y dejaba en manos de los representantes políticos el debate y pac- to, lo que implica la renuncia de ETA a tutelar la política vasca (lo mismo que ahora vuelve a reclamar). Otegi lanzó aquella hoja de ruta 20 meses después de la ilegalización de Batasuna, tras la entrada en vigor de la Ley de Partidos, con una ETA asediada y coincidiendo con la llegada al poder de José Luis Rodríguez Zapatero, que desde un comienzo se comprometió a resolver el conflicto vasco.


En marzo de 2006 llegó "el alto el fuego permanente" de la banda terrorista y en diciembre de ese mismo año, el final, sin previo aviso y con un atentado en el aeropuerto de Barajas que mató a dos personas. Batasuna, en medio de aquel proceso de negociación, consiguió que la izquierda abertzale tuviera representación en el Parlamento vasco y en los ayuntamientos (PCTV y ANV), los tribunales tan sólo anularon la mitad de las listas radicales vascas. A cambio abandonó sus propias tesis pacifistas, las de Anoeta, la mano de ETA era más larga.


El director del Euskobarómetro y profesor invitado de la Universidad Pablo de Olavide (UPO), Francisco Llera, señala que el problema de la izquierda abertzale es que "ETA controla todo" y "Batasuna nunca ha tenido una posición autónoma".


La tregua de 2006 no era la primera de la que los radicales obtenían algún rédito. El alto el fuego que el ex ministro de Interior Jaime Mayor Oreja (PP) calificó como "trampa", entre septiembre de 1998 y noviembre de 1999, creó un clima muy favorable para la izquierda abertzale: hasta el punto que logró los mejores resultados electorales de la historia de la formación nacionalista radical (14 escaños) a las que concurría baja el nombre de Euskal Herritarrok en las autonómicas vascas de 1998.


Hoy en día el paisaje se presenta oscuro. La historia ha dado un giro de 180 grados, incluso hay un lehendakari socialista. Por primera vez en la democracia los abertzales no tienen representación en el Parlamento vasco tras las elecciones de marzo de 2009 y si el panorama político no cambia mucho también puede quedarse sin ayuntamientos en las municipales de mayo de 2011. Ello restaría mucho poder a Batasuna, que además de tener a sus principales líderes en prisión, se enfrenta a una masa social dividida entre los que creyeron en la Declaración de Anoeta y los que siguen confiando en las bombas; y también a una ETA acorralada.


Por ahora ni el Gobierno ni la oposición confían en los nuevos movimientos de la izquierda abertzale. Tanto la vicepresidenta primera del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, como el líder del PP, Mariano Rajoy, sospechan que lo único que quieren los batasunos es esconderse detrás de un discurso pacifista para concurrir en las elecciones municipales de mayo de 2011. "No podrá presentarse si no condena la violencia de forma clara y si no se separa definitivamente de ETA", señaló el viernes De la Vega.
Batasuna ya tiene el discurso, ahora sólo necesita desprenderse de la tutela de ETA.

  • 1