Local

Batida para retirar los caballos sueltos del corredor verde

Los equinos han provocado varios accidentes de tráfico en las carreteras A-472 yA-477

el 02 may 2011 / 19:12 h.

TAGS:

Los cada vez más frecuentes accidentes de tráfico provocados por la presencia de animales sueltos en las carreteras de la provincia han llevado al Ayuntamiento de Sanlúcar la Mayor a retirar los caballos sueltos existentes en la zona del corredor verde del Guadiamar dentro de su término municipal.


Esta actuación la está llevando a cabo desde el pasado 28 de abril en colaboración con el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Aznalcóllar y miembros del Instituto Armado de Sanlúcar la Mayor, así como con las consejerías de Medio Ambiente y de Agricultura y Pesca, y de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Sevilla, tal y como se refleja en un bando municipal.


Antes de empezar con la retirada, el Consistorio aljarafeño advirtió a los propietarios de los caballos que pastan sueltos por esta zona para que los guardasen en sus dependencias.


Y es que en los últimos años se han producido varios accidentes de tráfico provocados por la presencia de caballos en las carreteras A-472, Sevilla-Huelva, y en la A-477, que une Sanlúcar la Mayor con Gerena, si bien fuentes municipales precisaron que aunque ha habido varios graves ninguno ha sido mortal.


Esta iniciativa la empezó a mover el anterior alcalde de la localidad, Juan Escámez, quien se reunió con la Oficina Comarcal Agraria (OCA), de la que partió la primera denuncia de esta situación anómala, y la Delegación Provincial de Agricultura, pero su fallecimiento en febrero de 2010 dejó la actuación paralizada.


Ahora, desde el Consistorio que preside Raúl Castilla (PSOE) se ha podido coordinar esta amplia actuación para quitar de esta zona los numerosos caballos que pastan allí libremente o incluso algunos abandonados por los propietarios cuando ya son viejos y no les sirven. Las mismas fuentes señalaron la idea, apuntada por la OCA, de buscar la manera de regular que se paste en el corredor verde, ya que la gente le está dando libremente este uso.


Según explica el citado bando municipal, los caballos capturados pasarán a custodia de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Sevilla, que será la encargada de hacer el requerimiento a los dueños identificados a través de los microchip que tengan los équidos para su retirada y abono de los gastos correspondientes, así como del tratamiento propio de los animales que estén abandonados, referido a aquellos caballos que carezcan del correspondiente microchip identificativo.


A los propietarios también les insta a que los retiren voluntariamente, advirtiéndoles de que, de acuerdo con lo previsto en la Ley 8/2003, de 24 de abril, de Sanidad Animal, el abandono de los animales por parte de los propietarios o responsables de los mismos constituye una infracción grave, por la que se podrán imponer multas de 3.001,00 euros a 60.000,00 euros.


accidentes. La última denuncia sobre el peligro que la presencia de animales sueltos, tanto caballos como perros y hasta toros, está causando en las carreteras la realizó el pasado mes de noviembre el entonces recién nombrado coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil en Sevilla, Juan Roldán, quien reseñó entre sus principales preocupaciones este tipo de sucesos, “a raíz del accidente de Écija –en el que murieron tres personas al tratar de esquivar a un perro–”, y señaló problemas similares que se había producido en Lora del Río y Alcolea del Río. En este municipio, su alcalde Carlos López (PSOE), reconoció la presencia de perros sueltos, “aunque no ocurre cuando estamos en temporada de cacería”.


Roldán explicó cuál debe ser la manera de enfrentarse a la presencia de un animal en la carretera: “No puedes dar el volantazo si se te cruza un perro, pero el instinto te hace doblar y ya tenemos el follón”, resaltó. En cuanto a los caballos, afirmó que “mantenerlos vale dinero y mucha gente los tiene sueltos en el campo y nos los encontramos en la carretera”. Para evitarlo, la Guardia Civil se pone en contacto con los ayuntamientos que son los responsables de su ubicación.

Un équido suelto cada semana en la SE-30

La Fiscalía de Seguridad Vial encargó un informe en septiembre de 2010 a la Guardia Civil ante el aumento del número de caballos sueltos en la ronda de circunvalación de Sevilla, una tendencia que en los últimos meses va a más, como ya se vio el pasado mes de febrero cuando la Policía Local de Sevilla y efectivos del Zoosanitario municipal tuvieron que retirar ocho caballos que estaban pastando sin estar atados a escasos metros de la SE-30, tras lo que abrió un expediente sancionador a su propietario “por abandono de animales bajo custodia y responsabilidad”. Los hechos tuvieron lugar cuando los agentes del Distrito Sur de la Policía Local observaron a los equinos pastando junto al parque urbano del Guadaíra, a escasos metros de la SE-30, con el peligro de que los animales pudieran salir hacia la vía y ocasionar algún accidente.


Entonces dieron aviso a los técnicos del servicio Zoosanitario del Ayuntamiento de Sevilla, que dispuso un operativo para capturar a los caballos, proceder a su retirada de la zona y valorar su situación actual. El dispositivo logró controlar a los equinos e introducirlos en los vehículos del servicio Zoosanitario, para proceder a su traslado a dependencias municipales hasta localizar a sus propietarios. Tras la lectura del microship, los agentes de la Policía Local tramitaron una denuncia administrativa por abandono de animales bajo su custodia y responsabilidad, según establece el artículo 7 de la Ley 8/03 de sanidad animal. El canal del Guadaíra suele ser el punto más habitual en el que encontrar caballos sueltos y además, como señaló hace unos meses el jefe de servicio encargado del Zoosanitario, Manuel Gutiérrez, “la SE-30 presenta muchos huecos en su vallado porque, por su carácter urbano, tiene muchos enlaces y salidas, por lo que los animales acaban conociendo estos agujeros y se cuelan”. El fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León, destacó que tras la reforma de la Ley de Tráfico, algunas de estas conductas que antes constituían una infracción por abandono del animal –con multa de hasta 3.000 euros– puede suponer ahora incluso pena de cárcel.

  • 1