miércoles, 12 diciembre 2018
15:20
, última actualización

BBVA sitúa a Andalucía en una profunda recesión durante 2012

El servicio de estudios avisa a la Junta de que tendrá que afrontar sin más demora el ajuste fiscal

el 20 feb 2012 / 21:12 h.

El economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, interviene en un acto de la Fundación Antares Foro. / el correo

Las expectativas de que la economía andaluza cerrara el ejercicio de 2011 con un leve crecimiento del 0,6% para emprender en 2012 una senda de recuperación de la actividad traducida en un avance del PIB del 1,7% han quedado relegadas a puro espejismo. Eran las cifras que BBVA Research , el servicio de estudios del banco, pronosticaba en su informe de julio del año pasado para Andalucía y que hoy muestran una cara bien distinta. La economía regional tendrá que conformarse con un mínimo avance del 0,1% en 2011, fruto de un estancamiento en el tercer y cuarto trimestre del año, para cerrar este ejercicio con una contracción del PIB del 1,8%.

Es el sombrío escenario que dibujó ayer el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, que señaló como principales lastres para la comunidad el elevado nivel de endeudamiento que impacta directamente sobre el repliegue del consumo de los hogares y un ajuste fiscal que, pese a su urgencia, aún sigue pendiente de cumplirse en la región. Sin querer pronosticar cifras concretas de déficit público, Cardoso dio por hecho que Andalucía se alejará del objetivo del 1,3%. Ya lo admitió la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, al asegurar hace unas semanas que estaría próximo al 3%, aunque luego rectificó por mandato del presidente andaluz.

Así, advirtió al Gobierno andaluz de que las medidas de consolidación fiscal que no adoptó en 2011 tendrán que tomarse este año, puesto que se trata de un "compromiso ineludible", y abundó en que el retraso en afrontar ese ajuste tendrá sus consecuencias sobre la demanda interna -el consumo de familias y empresas-, puesto que sobre ellos recaerá parte del esfuerzo. Una factura, precisó, que no tendrán que pagar otras comunidades que sí han hecho sus deberes.

Cardoso recordó que entre las debilidades de la economía andaluza se encuentra su descontrolada tasa de paro (por encima del 30%). Aunque no ofreció una previsión de la tasa de desempleo andaluz, sí vaticinó que la española empeorará hasta el 24,4%, es decir, en torno a dos puntos porcentuales, de modo que Andalucía seguirá esta senda de aumento del desempleo. Frente a ello, Miguel Cardoso indicó que la reforma laboral podrá servir a la región para amortiguar este impacto, puesto que su aportación más relevante -dijo- es "evitar la destrucción de empleo", ya que antes de llegar al despido se puede recurrir a la flexibilidad en las condiciones de trabajo, dijo.

Su elevada exposición al sector público -"que actuaba como estabilizador automático en el pasado"- le hará sufrir más en el ajuste fiscal. Además, el nuevo sistema de financiación le repercute de forma negativa por experimentar una mayor caída de ingresos, explicó.
Como las previsiones parecen estar para no cumplirse, lo cierto es que también pueden sufrir cambios a la inversa, en sentido positivo.

El peso de esta responsabilidad recae así en las exportaciones, que aportan la única alegría a la economía andaluza y que registró un comportamiento mejor que a nivel nacional. Aunque para cumplir ese papel salvador deberán enfocarse hacia países alejados de la Zona Euro, próximos a la recesión como España. Y una buena noticia. El 90% del crecimiento de las exportaciones se correspondió con esos nuevos destinos. Se muestra así un sector "competitivo", que deja "espacio para revisar al alza las expectativas de crecimiento".

  • 1