lunes, 18 marzo 2019
21:05
, última actualización
Local

Bellavista recoge firmas para mejorar los accesos del apeadero

Las barreras arquitectónicas impiden el paso a discapacitados y carritos, según los vecinos.

el 04 may 2014 / 21:07 h.

El vecindario de Bellavista vuelve a la carga una vez más. Y lo hace, como siempre, para conseguir una nueva mejora para el barrio. En este caso, relacionada con el apeadero de Cercanías que tiene en una zona próxima a la Avenida de Jerez y que no es la primera vez que centra las quejas de los residentes en la zona. En esta ocasión, la clave es el acceso. Hace dos meses hicieron pública la necesidad de solventar problemas de barreras arquitectónicas que impiden a diario el uso de estas instalaciones por personas con problemas de movilidad. Desde la asociación vecinal Unidad se solicitó entonces una reunión con los responsables de ADIF para trasladarles esta situación que, a su juicio, supone «una discriminación inaceptable para estos usuarios». Pasado «un tiempo prudencial» y al no haber obtenido «ninguna respuesta», la asociación vecinal, en colaboración con otras entidades ciudadanas del barrio, ha anunciado «una serie de movilizaciones» para conseguir accesos para discapacitados en la estación de Cercanías del barrio. Según explican en una nota enviada a este periódico, estas acciones reivindicativas «van desde la recogida de firmas a otras de más intensidad, para lograr que se cumpla la normativa y los usuarios de Bellavista no sean discriminados por vivir en esta zona». Los vecinos se muestran convencidos de que «ya es hora de que se resuelva esta situación», que lleva «arrastrándose muchos años y que causa un grave perjuicio al barrio de Bellavista». Por ello consideran «una falta de respeto y consideración a todos los afectados» la falta de respuesta de los responsables de ADIF. En este sentido, recuerdan que el pasado 13 de marzo, la asociación vecinal Unidad de Bellavista se dirigió a Julián Fernández Mariana, gerente de Cercanías de ADIF, en la que, indican, se le solicitaba una reunión para tratar la situación en la cual se encuentra el apeadero de la barriada. A ello se une que en reiterados plenos de la Junta Municipal del Distrito Bellavista-La Palmera (marzo de 2012, julio de 2013, enero de 2014 y marzo de 2014), a instancia de esta asociación vecinal, se aprobó «por unanimidad» de los representantes de las entidades ciudadanas y de los partidos políticos «instar a ADIF a resolver el problema». Por lo que, desde la entidad vecinal se preguntan por la intención de esta actitud silenciosa de ADIF. Asimismo, los vecinos recuerdan que también el alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, se interesó por el tema en plena campaña electoral, en la que, recuerdan, «se comprometió a resolverlo inmediatamente». La protesta vecinal ha sido elevada a raíz de las reiteradas quejas de usuarios de la línea ferroviaria, en especial personas con discapacidad y padres con carritos de bebé, que sufren las incomodidades lógicas derivadas de un ascensor que nunca ha funcionado y que sigue pendiente de inauguración efectiva. «Es cierto que, por suerte, no son muchísimos los vecinos que padecen limitaciones físicas o tienen hijos pequeños, pero los que hay tienen totalmente imposibilitado el acceso para tomar el tren a Sevilla. Puede que el ascensor no sea necesario para un 90% del vecindario, pero el resto no puede ser discriminado». «Si viene alguien a Bellavista no hay problema, porque baja al nivel de la salida. Pero al revés, de Bellavista hacia fuera, no puedes hacerlo sin usar una escalera», han explicado los usuarios. «Cuando Renfe-ADIF construyó el apeadero, tenía que haber tenido en cuenta la normativa comunitaria, y poner en marcha el elevador que, a día de hoy, nunca hemos visto en marcha», lamenta Antonio Andrades, presidente vecinal. «Es verdad que hasta ahora no se había planteado como exigencia por nuestra parte en los términos en los que estamos haciéndolo ahora, pero el tren de Cercanías lleva diez años funcionando y todavía siguen sin tenerse en cuenta las barreras arquitectónicas», concluye el representante vecinal.

  • 1