Cultura

Bellver rechaza ubicar su colección en el Bellas Artes y negocia ya con Cajasol

El coleccionista descarta esperar a que pase la crisis para hacer su donación
y no cree que llegue a ver el museo ampliado

el 05 dic 2011 / 21:35 h.

-->--> -->

El futuro Museo de Bellas Artes no será finalmente la sede de la colección de pintura y escultura de Mariano Bellver. Así lo ha decidido ya el propietario, quien tras más de una década de idas y venidas con las distintas administraciones está a punto de dejar resuelta la cesión a Sevilla de sus más de 300 piezas de pintura y escultura del XIX mediante un acuerdo que contaría con el beneplácito de la Junta de Andalucía. Este documento pondría negro sobre blanco la donación de las piezas, así como la sede que las cobijaría desde 2012 de forma definitiva. Este convenio se rubricará previsiblemente antes de que acabe este año, a fin de que la colección pudiera quedar instalada y abierta al público durante 2012.

Mariano Bellver, que ayer precisamente cumplía 85 años de edad, explicaba a este periódico que su paciencia con las administraciones se ha terminado. "No voy a esperar a que termine la crisis para hacer mi donación, porque parece que la situación económica del país no se va a arreglar en unos meses, sino que le quedan algunos años. La ampliación del Bellas Artes la terminarán en 2016, 2017 o 2018; ojalá esté vivo para verla, pero probablemente no llegue y debo dejar esto resuelto", manifestó.

Por ello, y tras los interminables reparos puestos desde la Junta y el Ayuntamiento, el mecenas bilbaíno emprendió en los últimos meses conversaciones con otras entidades que ahora están a punto de dar fruto. "Hay un sitio céntrico para ubicar la colección y seguramente quede todo firmado antes de fin de año, y en 2012 los cuadros estarán ya expuestos".

Aunque Bellver no quiso revelar nada sobre ese acuerdo, lo cierto es que ya no tiene en cuenta los espacios ofrecidos por la Junta -la Sala Santa Inés, mientras se amplía el Bellas Artes- o por el Ayuntamiento, que tras la llegada del PP al Gobierno local retiró los lugares ofertados por al anterior delegada municipal de Cultura, Maribel Montaño (PSOE).

De este modo, todas las miradas están puestas en el gran museo que Cajasol abrirá próximamente en su edificio de la calle Sierpes, que albergó hasta el siglo XIX la antigua Cárcel Real de Sevilla. Más de 14.000 metros cuadrados donde estaba previsto situar la colección permanente de arte de la caja, además de otras muestras temporales. Las piezas de Bellver se exhibirían unidas bajo el nombre de su propietario.

La intención del coleccionista es que en el acuerdo de donación aparezca como beneficiaria la ciudad de Sevilla. En este convenio podrán estar presentes, según explicó el mecenas, las administraciones e instituciones que se consideren representantes del pueblo sevillano. "Quien no quiera estar, que no esté, pero mi colección es un regalo para la ciudad", aseveró.

Precisamente, sobre la postura de las administraciones, que han venido dilatando la negociación con Bellver durante los últimos años sin darle una solución definitiva, el propietario de las obras aseguró que ya no le preocupa. "Yo ya pasé toda la angustia que tenía que pasar. Si quieren recibir mi donación, que lo hagan. Yo he cumplido. Voy a donarla indefinidamente, no a venderla ni fragmentarla. La regalo para Sevilla. Seguro que si la llevara a Dos Hermanas u Osuna no tardaban tanto en aceptarla", añadió. En concreto, con respecto a la Junta y el Ayuntamiento, consideró que no tiene que agradecer "nada a nadie", y sobre el Consistorio, lanzó una crítica al actual Gobierno municipal: "Los del Ayuntamiento, cuando estaban en la oposición, me decían que no hiciese nada con el PSOE porque cuando llegaran ellos lo resolverían. Ahora han llegado y han dicho que no tienen ningún sitio. Pero bueno, no quiero decir nada más sobre eso".

Cabe recordar que la exdelegada de Cultura llegó a ofrecer una sede municipal junto a la Catedral como alternativa a la oferta de la Junta. "Los anteriores parecían más valientes, aunque quizá era porque sabían que estaban a punto de salir del Gobierno", bromeó al respecto.

En cualquier caso, Bellver confirmó que está en negociaciones con una entidad sevillana y que sus obras permanecerán en la ciudad. Y a sus 85 años de edad, está decidido a seguir incrementando sus fondos. "Ya no me caben en casa, pero sigo comprando, y cuando done estas obras, seguiré comprando".

Por último, preguntado sobre si se siente reconocido por la ciudad de Sevilla, reveló que a día de hoy ni el Ayuntamiento ni la Junta le han condecorado de ninguna forma a pesar de llevar más de una década ofreciendo a la ciudad la colección que ha reunido durante toda su vida.

"Yo lo que quiero es que mi legado se conserve unido. Si me dan las gracias no me importa. Me han hecho muchas promesas de medallas de oro y otras distinciones, pero eso no me va. A mi edad esas cosas no sirven para nada. Yo lo único que quiero es dormir tranquilo cuando deje resuelto el futuro de mi colección".

  • 1